Otoño trágico en Telecinco: Vasile toma medidas drásticas en 'GH' y 'Socialité'










El otoño trágico de Telecinco es taimado desde su departamento de comunicación como un simple resfriado catalán, pero evidencia un agotamiento del modelo de programación de la cadena. Hace unos días el programa 'Mujeres y hombres y viceversa' veía recortado 30 minutos su duración y ahora Mediaset ha tomado medidas drásticas en otros dos programas: 'Gran Hermano', que este jueves marcó su enésimo récord negativo de audiencia con un lamentable 12,2% de share, ve cancelada su versión 'Última hora' que moderaba sin suerte Sandra Barneda en las noches de los martes, 6% en la pasada semana.

Por su parte 'Socialité', que no ha alcanzado la media diaria de Telecinco en ninguna de sus entregas, arrancó ayer a las 14,00 horas en vez de las 13,15 habituales. Es decir, María Patiño ve recortada su edición dominical en 45 minutos. También bajan revueltas las aguas en 'El programa de Ana Rosa', que ha perdido en octubre el liderazgo matinal. La comunicadora acaba de desvincularse el pasado día 1 de noviembre de Banijay, con lo cual se abre hasta el 1 de enero un periodo de transición en el cual Vasile podría romper su relación con Cuarzo. El consejero delegado italiano anda preocupado por la caída de Ana Rosa, por lo cual desprecia en público a Javier Ruiz mientras Cuatro sigue sin levantar cabeza. Pero lo más preocupante para el consejero delegado italiano es que el eje vertebrador de su parrilla, 'Sálvame', sigue sin remontar tras cerrar en falso una polémica que "sufrían" dos de sus colaboradoras. Tras quince días de intoxicación, con teatralización co-protagonizada por directores y "cúpula", Adrián Madrid y Óscar Cornejo perpetraron una carta en la que desmentían unas informaciones alentadas por ellos. Recuerden que 'Sálvame' está en mínimos de audiencia, hecho que podría haber ayudado a la silenciada salida de su director Raúl Prieto.

Comunicado íntegro de "la cúpula": 

"Hola buenas tardes, Jorge. Permíteme que esta tarde nos dirijamos a los colaboradores que están hoy ahí contigo y a todos los demás que seguramente nos estarán escuchando desde sus casas.
Esta es la primera vez después de 8 años y más de 2.000 programas que intervenimos directamente en la emisión. Es algo extraño para todos, porque igual que un director de cine no aparece en mitad de la pantalla dando explicaciones del porqué de la película, no nos gusta que nosotros, que trabajamos para que los espectadores saquen sus propias conclusiones, debamos salir a explicar nada. Nosotros sólo hacemos tele. Son las personas que nos ven las que reescriben y completan nuestra historia. Y que la cúpula esté hoy aquí es un fracaso. Pero vamos a hacer una excepción porque nada ha salido como estaba previsto. Lo único que la cúpula quería era hablar con vosotros en un clima de normalidad y en privado pero una filtración a los medios lo cambió todo. Quizá para siempre.

Muchos de nosotros arrancamos este maravilloso invento que es 'Sálvame' hace 8 años, otros se han incorporado después, pero enseguida se contagiaron de la ilusión de los que lo empezamos.
Hemos dado muchísimo por 'Sálvame'. Pero 'Sálvame' nos ha dado mucho más a nosotros. A los que aquí seguimos y a los que nos dejaron. Y si 'Sálvame' nos ha dado tanto es porque cada día hay dos millones de personas que esperan algo de nosotros. Si un actor de teatro siente que renace cada noche al escuchar el aplauso de 100, 300 o mil personas, imaginad lo que es sentir todos los días el cariño de dos millones de espectadores.

Pero si de esos cientos de personas hay uno, solo uno que se levanta a media función y se va, los actores se derrumban. En 'Sálvame' es el público el que decide. Los espectadores son los auténticos directores de 'Sálvame'. Ellos que cada día eligen pasar la tarde con nosotros, deberían estar hablando por este altavoz en lugar de nosotros. Ellos son la auténtica cúpula. Y ellos vienen diciéndonos desde hace algún tiempo que esperan más de nosotros. Porque nos necesitan. Y no es porque seamos los más listos ni porque ofrezcamos el más difícil todavía. Lo que nosotros les ofrecemos a los espectadores es algo que no hace historia, que no recibe premios, ni elogios por parte de la crítica. Pero es muy importante. Porque lo que nosotros ofrecemos es desconexión. Hacer una pausa en este mundo. Porque nuestra locura permite que los demás se olviden de la suya por unas horas.
'Sálvame' no se toma en serio. No puede ni quiere cambiar el mundo. Pero ayuda a los que sí pueden cambiarlo a ser más felices y más libres.

Hace un par de semanas íbamos a hablar con cada uno de vosotros en privado pero se nos adelantaron. Una filtración a los medios de comunicación apuntó directamente a dos personas de este equipo. Se ha dicho que iban a ser despedidas. Que ya no tenían la confianza de 'la cúpula'. Que 'Sálvame' les daba la espalda. Tras la filtración todo fue muy rápido y queremos desde aquí disculparnos por no haber reaccionado mucho antes.

Lydia, contigo arrancamos esta máquina de evasión. Aquí has encontrado tu lugar, has podido ser tú sin esconderte. Has informado, has cantado, has bailado, has llorado como nadie y has reído hasta arrugarte entera. Has luchado por tu dignidad contra viento y marea. Y a pesar de todo ello no has perdido jamás la energía, la fuerza y el coraje con el que se han identificado millones de mujeres y hombres en estos ocho años. Por eso ni nosotros ni tus fieles seguidores te perdonaríamos que dejaras de luchar. Que dejaras de reír. Y eso es lo que te estaba pasando últimamente Lydia. Y de eso y de nada más queríamos hablar contigo antes de que se filtrara a la prensa. Queremos que vuelvas, que vuelva la Lydia que nos enamoró a todos y a todas. La que jugaba, la que sentía, la que compartía.
Terelu, tú llegaste un poco después. Pero eso no significa nada. La veteranía es un grado pero no es la graduación. Y tú te graduaste enseguida con nota. Llegaste a ‘Sálvame’ y cambiaste muchas cosas. De entrada ya no eres la hija de María Teresa. Eres Terelu. Lo que hemos vivido juntos delante y detrás de las cámaras es difícil de explicar. Pero por suerte nuestros espectadores saben de lo que hablamos. Contigo ha pasado algo especial. Desde que surgieron los rumores infundados sobre tu continuidad has sufrido una transformación. Primero te enfadaste e inmediatamente después luchaste. Luchaste con esa rabia que solo da el saber que están siendo injustos contigo. Sacaste las uñas y peleaste cada minuto de programa. Y en los últimos días hemos visto a la mejor Terelu en muchísimo tiempo. La más activa, la más ácida, la más participativa y la mejor compañera.

Escuchadnos todos. Porque hoy no queremos ser la cúpula. Nos gustaría ser la voz de la audiencia.
Este programa no puede cambiar por sí solo la enorme preocupación que en estos momentos viven nuestros espectadores por lo que está sucediendo en nuestro país. Pero sí puede darles unas horas de respiro. Para muchos no somos un ejemplo porque discutimos mucho. Nos decimos las cosas a la cara y no dejamos pasar ni una. Pero ¿cómo le iría a este país si discutiésemos más mirándonos a los ojos? Si nos dijéramos las cosas cara a cara. Si dialogásemos más aunque sea a gritos. Somos más grandes de lo que se imaginan. Y tenemos más poder de lo que parece. Pero lo usamos para hacer reír y entretener. Nunca para dividir y separar.

Terelu, Lydia, Kiko, Belén, Mila, Gema, María, y todos los que hoy no estáis ahí: todos vosotros sois 'Sálvame' y seguiréis siendo 'Sálvame'. La gente nos quiere pero nos quiere fuertes. No le importa que discutamos e incluso que perdamos los papeles. Pero lo único que no nos perdona es que seamos apáticos y aburridos. No lo olvidéis."


Comentarios