Exclusiva: Mediaset y Banijay en pie de guerra por Ana Rosa Quintana










Mediaset anunció en junio la renovación de Ana Rosa Quintana hasta el año 2020. Detrás de este típico anuncio de renovación de contrato "de larga duración" se esconde el silencioso pulso que protagonizan Paolo Vasile y Marco Bassetti. El CEO de Mediaset y el de Banijay mantienen una distante cercanía desde hace años y ahora se prevé un nuevo capítulo de esta guerra de directivos y compañías.

Ana Rosa, oscuro objeto del deseo

Con la renovación Ana Rosa se posicionó junto a Vasile en esta particular guerra y el consejero delegado le ha correspondido con algunos favores. La comunicadora señaló hace unos días en El Mundo que no está dispuesta a fundar otra productora, pero otra factoría "de confianza" de Mediaset podría encargarse de su magazine matinal. Recuerden que Ana Rosa fundó Cuarzo hace 17 años, pero la comunicadora dejará de ser consejera delegada de la productora este próximo mes de noviembre: "Tengo contrato como consejera delegada hasta noviembre; me han ofrecido renovar, pero me merezco un poquito de tranquilidad. Estar en un grupo internacional exige mucho trabajo y mucha dedicación y ahora hay una circunstancia distinta a la de 2008 y es que tengo unos hijos preadolescentes y de momento me voy a dedicar al programa y a mis hijos". Recuerden que el contrato de Mediaset con Cuarzo para producir 'El programa de Ana Rosa' acaba el 31 de diciembre de 2017, por lo cual el magazine podría cambiar de manos sin concluir siquiera la temporada.

El temor de Bassetti 

Banijay teme que Cuarzo se quede "como una cáscara vacía" sin sus jugosos vínculos con Mediaset, por lo cual Bassetti ha impuesto que la productora contratos indefinidos a varios periodistas de 'El programa de Ana Rosa' con la intención de defenderse de las pretensiones de Vasile. Recuerden que Banijay acaba reestructurarse al fusionar dos de sus productoras hispanas, DLO y Magnolia, reconvertidas en DLO Magnolia. Esta nueva compañía estará capitaneada por José Manuel Lorenzo, que tutelará los trabajos que hasta ahora producía DLO ('Cero en historia' o 'Radio Gaga') y Magnolia ('Joc de cartes' y 'La vida secreta de los niños'). Recuerden que ambas productoras trabajan intensamente para #0  en los últimos tiempos y en la televisión pública estatal han facturado en los últimos tiempos sin demasiada suerte ('Ellas', 'El hombre de tu vida', 'Hotel Romántico' o 'Jugando con las estrellas').

El antecedente 

Vasile estalló en 2015 tras la fusión de Banijay y Zodiak (Magnolia TV). El consejero delegado de Mediaset promovió la creación de Bulldog TV. La nueva productora capitaneada por los hasta entonces máximos responsables de Magnolia TV, Alfredo Ereño y Angelo Rocca, le birló a Magnolia sus dos productos estrella: 'Supervivientes' y 'Mujeres y hombres y viceversa', situación que obligó a Bassetti a llevar a los tribunales a Vasile. Finalmente un acuerdo entre Mediaset y Banijay motivó que la segunda retirase la demanda, eso sí, sin cicatrizar heridas. Recuerden que Mediaset fichó hace unos meses para nutrir su área de contenidos a Xelo Montesinos, que rechazó una jugosa oferta de Banijay para capiteanear Cuarzo. El nuevo CEO de Cuarzo podría ser su hasta ahora máximo responsable de contenidos, Juan Ramón Gonzalo, tal y como adelantó El Confidencial Digital. Pero Vasile no ha jugado su última carta.

Vasile y los productores 

Don Paolo ya demostró que no le tiembla el pulso con los productores: recuerden que logró llevar a cabo con éxito una OPA sobre 'Aquí no hay quién viva', que forzó la salida de Mainat y Cruz de la productora que fundaron (Getsmusic), que consiguió que José Luis Moreno dejase 'La que se avecina' y que desalojó de 'Pasapalabra' a los propietarios de su licencia, que al menos lograron ganar en los tribunales a Mediaset (condenada en febrero de este año a indemnizarlos con 7 millones de euros). Es evidente que la conflictividad de Vasile ha conllevado que Mediaset haya tenido guerras (Globomedia, Prisa, Mediapro) o haya impuesto vetos (Secuoya o Diagonal TV) a prácticamente todo el tejido industrial español.

El miedo 

Pero el miedo por ahora guarda su viña y muchos callan, retiran demandas y miran para otro lado por miedo a ser marcados en rojo en el cuaderno azul de Vasile, cuyos neuróticos caprichos le costaron parte de su facturación a Big Bang Media, Atmosférica (Mario Picazo), Volare (Chema Bautista) o Molinos de papel, sin olvidarnos de las destituciones a golpe de impulso de Jesús Cintora, Manolo Lama, Marta Fernández, Mercedes Milá o Ramón Fuentes. O las sonoras rupturas profesionales con 7 y acción ('El hormiguero') o Bainet ('Karlos Arguiñano en tu cocina'), factoría vasca a la que Telecinco ni siquiera abonó las últimas 20 entregas del popular espacio gastronómico. Ahora una nueva guerra se avecina para Cuarzo, que vive días de incertidumbre porque la mayor parte de su facturación depende prácticamente en exclusiva de un solo cliente: Mediaset ('El programa de Ana Rosa', 'Cuarto Milenio', 'Viva la vida' o 'En el punto de mira').



Comentarios