De 'Vergüenza' a 'Fe de etarras'










El crecimiento publicitario plano del sector publicitario ha condicionado el último trimestre televisivo del año, en el cual Atresmedia ha apostado con descaro por La Sexta en contraposición con Antena 3, mientras Mediaset fogueaba con el millonario cine y se veía forzada a desempolvar su ficción para compensar la catástrofe que está resultando 'Gran Hermano'.

TVE por su parte compensaba en parte el erial televisivo por el interés de José Antonio Sánchez de presentar un cadáver bonito ante su previsible muerte profesional. Lo hará al mejorar su share tras doparse con 'Operación Triunfo', 'MasterChef Celebrity' y 'Estoy vivo', amén del cine made in Hollywood y del astronómico fútbol.

¿Hacía dónde camina Movistar? 

Movistar por su parte pretende convertirse en foco de ficción española. Pero el lanzamiento de su batería de series no se ha saldado como pretendían por dos razones: 'Velvet Colección' cierra su primera tanda sin pena ni gloria y el ambicioso estreno de 'La Zona' no ha sido respaldado por unos números de audiencia que avalen la mastodóntica inversión.

"¿Quién pagará la fiesta?", se pregunta el crítico Antonio Sempere. Se supone que los abonados de Movistar +, que previsiblemente se quedarán a medio plazo sin todo el fútbol a cambio de unas series que tienen audiencias por debajo de cualquier espacio marginal de La 2 de TVE.

Más contratos "telefónicos"

Al menos es loable que Telefónica, que según Vasile juega sus cartas con ventaja, apueste por la industria y la cultura española con ficción. Pero su estratosférica inversión, imposible de rentabilizar por el momento, está acompañada por millonarios contratos con la Liga Endesa, que roza el 0% técnico en la mayoría de sus encuentros, y por un canal presuntamente exclusivo realizado con Disney, que sin embargo no se nutrirá de contenidos originales. Ver para creer...

'Vergüenza', cinco raspado 

El cuñadismo en su máxima expresión cobra vida en 'Vergüenza', sitcom recién estrenada al completo en Yomvi de la mano de Álvaro Fernández Armero y Juan Cavestany. En esta serie vemos como Javier Gutiérrez lucha por encarnar con cierto crédito a un personaje caricaturesco digno de los sketches sobrantes del show de José Mota, siempre con la miseria y el inoportunismo como bandera.

Pero la sucesión de gags llenos de clichés y lugares comunes pierden toda su fuerza cuando 'Vergüenza' pretende alcanzar cierta dimensión y salpimentar las gracietas con elementos dramáticos. No consigue su propósito esta serie, lejos de la brillantez, singularidad y valentía de 'El fin de la comedia' o 'Paquita Salas', pero al menos se digiere por su duración, 22 minutos, y por unos actores desconocidos para el gran público y por unas situaciones originales que aliviarán en parte a los sufridores del mainstream presuntamente familiar que practican hasta el agotamiento los operadores en abierto.

'Fe de etarras', la penúltima porquería cinematográfica de la factoría Roures

Es una pena que las dos mejores plumas de nuestra cinematografía cómica, Diego San José y Borja Cobeaga, hayan despachado con rapidez, olor a cerrado y poco presupuesto el mejor argumento que aguardaban por prudencia o por el fenómeno 'Ocho apellidos...'. Porque Netflix ha vuelto a demostrar con 'Fe de etarras' que la valentía que exhiben sus publicistas, "Oh, blanca Navidad", y sus chicos en las redes, dardo a Movistar, la compensan con docilidad en cuanto a los contenidos originales que produce y exhibe su sucursal española.

En 'Fe de etarras' no hay gags, prácticamente no hay exteriores, y el film no aporta ninguna mirada novedosa sobre el conflicto vasco, desaprovechando también el contraste patriótico de dos nacionalismos muy caricaturizables. Aun así lo peor de la película es que nos vende un final Disney para aliviar conciencias, suponemos que suponiendo la desesperación del siempre muy comprometido Jaume Roures, que a la hora de cobrar no pregunta si es Juana o es su hermana.

Una pena

Netflix-Mediapro se han cargado un excelente punto de partida al desarrollar el mismo poniendo en pie una ridícula trama inspirada sin suerte en la deliciosa 'Granujas de medio pelo' de Allen. Roures, que ha producido genialidades en la gran pantalla de la talla de 'Comprar, tirar, comprar', 'Salvador (Puig Antich)', 'Camino', 'Salvador Allende', 'La vida secreta de las palabras' o 'Los lunes al sol', ahora se presta a esta infamia digna de sus peores obras de su filmografía ('Messi' o el tour europeo de Allen), logrando como único propósito que la caverna no haya rugido con una campaña similar a la que sufrieron 'La pelota vasca' o 'La reina de España'.

Lo que vimos

Telecinco estrena esta noche 'El Accidente' y La 1 de TVE 'Traición', ambas con unos trailers tan previsibles como atractivos. Antes vimos 'Estoy vivo', que gracias a la debacle de 'GH' cerrará su primera tanda con unos datos por encima del 14% de share, la comedia 'Ella es tu padre', vulgaridad con pretensiones mayoritarias y resultado casposo del que Mediaset guarda 6 capítulos para el verano, y 'El Accidente' y 'La Casa de Papel', dos series de nicho que gracias al sello Atreseries lograron concluir etapas por encima de los dos dígitos pese a que el primero estaba lastrado por unas declaraciones nefastas de su protagonista, por unos desafortunados efectos especiales, por un sospechoso olor a cajón antes de ser lijado de 8 a 5 capítulos y por el tsumani de 'MasterChef Celebrity'.

Lo que veremos 

Bajo el sello Atreseries se lanzarán dos estrenos muy esperados para 2018, la miniserie 'La Catedral del mar' y 'Fariña', que sin protagonistas mediáticos y con una atmósfera más cutre que los esplendores colombianos de 'Narcos' intentará convertirse en la revelación del año. Cuenta a priori con mimbres atractivos al igual que 'Apaches', que demostró su calidad al ser vendida a Netflix a nivel mundial (con excepción de España).

Mediaset intentaba repicar la operación vendiendo solo a España, y por lo tanto quemándola, 'Supermax', que se ve a través de HBO España. Esta plataforma finalmente emitirá la adaptación de 'Patria' pese al ambiguo comunicado de Mediaset tras su acuerdo con Aritz Gabilondo, por el cual muchos creyeron que Telecinco iba a emitir la adaptación del best seller.

La gran serie de Telecinco

En Telecinco al menos hay cierta confianza en 'Vivir sin permiso' y en la nueva comedia de los creadores de 'La que se avecina', pero es evidente que Paolo Vasile está más pendiente en llegar a acuerdos futboleros, cinematográficos y comerciales para maquillar la caída de unos pilares estratégicos por los que peleará "San Kiko Matamoros", previsible principal foco de atracción de 'GH VIP' y protagonista resucitado en el gran culebrón que emite Telecinco desde hace 8 años: 'Sálvame'.



Comentarios