La sequía televisiva de Alfonso Rojo








Durante años Alfonso Rojo se convirtió en el emblema del tertulianismo patrio que cebó el zapaterismo con 59, que le siguieron "norias" y "gatos" y que tiene visos de acabar en esta temporada por agotamiento. Y es que el ex corresponsal de guerra prendía la mecha como nadie, pero esta pose de "abogado del Diablo" le ha acabado costando caro.

Y es que para el periodista, que alardeaba hace años en público y con descaro de los números que se movían en las tertulias, los grandes platós y las grandes cadenas de televisión le han cerrado las puertas. Es cierto que Rojo mantiene sus colaboraciones en 13 TV o el Canal 24 horas (amén de su participación en la tertulia de Alsina o su columna semanal en La Razón).

Pero en La Sexta acabó saliendo por petición popular tras llamar "gordita" a Ada Colau (Ferreras lo mantendría hasta que a Rojo, por voluntad propia, no le quedó más remedio que abandonar Al rojo vivo para competir contra éste desde Telemadrid).

Tampoco es bien recibido en Mediaset, en este caso por algún desliz desde Periodista Digital o Radio 4G hacia la intimidad de algún miembro de gabinete de comunicación del grupo. Ana Rosa, con la que se lleva a las mil maravillas, de hecho no lo pudo mantener en nómina.

También acabó fuera de Telemadrid, donde curiosamente lo echaron el PP y Ciudadanos al alimón: había que limpiar estéticamente el mayor ejemplo de manipulación del país y Rojo fue la víctima propicia.

Como vemos, a partir de ahora tendrá tiempo en centrarse en Periodista Digital, negocio que según él no ha conseguido hacer rentable y periódico que ha perdido en los últimos tiempos a parte de su plantilla por simple miopía empresarial: primaron el contenido viral por encima de la influencia. Craso error.

Leer más:

Alfonso Rojo: de reportero de guerra a tertuliano veinticuatro horas 

Cuando Alfonso Rojo era un representante sindical anarquista 

Alfonso Rojo se queda sin su quinto trabajo en diez meses 

Alfonso Rojo acusa a Pedrojota: "Su chalé en Mallorca lo pagó Jaume Matas"

Jiménez Losantos le ofrece una silla a Alfonso Rojo 








Comentarios