Los diez motivos del hundimiento de Cuatro







Pese a la colección de estrenos de los últimos meses y el aumento presupuestario que ha recibido Cuatro, el segundo canal de Mediaset está siendo incapaz de hacer frente a La Sexta, que cerró febrero distanciándose de su hasta ahora principal rival en punto y medio de share. Aquí van las diez razones del hundimiento de la cadena:

1- La censura política 

Mientras la Sexta aparentemente tenía una línea editorial más agresiva contra Moncloa, a la vez que ayudaba a dividir la izquierda española según piensan la órbita del PSOE y IU, Cuatro ha pagado la debilidad de Paolo Vasile respecto al Gobierno teniendo que lanzar por la borda sus armas políticas; Te vas a enterar, ágil formato vespertino que cerró unos días después de emitir un escrache a Soraya Sáenz de Santamaría, y Las mañanas de Cuatro, espacio que perdió el liderazgo del mediodía tras la decapitación de su revulsivo; Jesús Cintora. Desde entonces Cuatro ha estrenado formatos insípidos como Un tiempo nuevo, tutelado por el equipo de sucesos de Ana Rosa Quintana, Toma partido, show circense que ha aguantado dos semanas en antena o algunos reportajes sociales, En la caja o el nuevo programa de Cintora, que están y estarán lejos de la concienciación política que logra Salvados.

2- Aquí no hay tarde

En la etapa de Prisa, Cuatro apostaba fuerte por las tardes con formatos como Fama, Tonterías las justas, Channel Nº 4 o Pasword. Pero desde el desembarco de las tropas de Vasile, los italianos de Mediaset han primado la rentabilidad, programando reposiciones de series americanas como Castle,  Hawwai 5.0 o Las reglas del juego. Esta política ha contrastado con las apuestas de producción propia de La Sexta, Zapeando o Más vale tarde, estabilizadas a base de paciencia. La diferencia entre ambas cadenas es de dos puntos de share en favor del canal de Atresmedia, que además dota de personalidad a su segunda cadena con el humor y la actualidad como bandera a la vez que su competidor tiene unas tardes dignas de Energy u otro vulgar canal de TDT.

3- Los informativos ya no son lo que eran 

Noticias Cuatro fue una de las joyas de la etapa Prisa, que apostó por unos informativos de autor con opinión, cultura, entrevistas, reportajes, economía y política internacional. Pero desde la llegada de Piqueras y compañía, Cuatro se quedó sin redacción propia, lastrada desde entonces como una especie de filial de Informativos Telecinco, con la cual comparte las piezas que edita la productora Atlas. Esta vulgarización de Noticias Cuatro ha tenido una edición duramente afectada; la nocturna, que sin la personalidad de antaño y la pobre herencia que le dejan las series americanas de tarde ha coleccionado desde 2010 hasta siete presentadores; Iñaki Gabilondo, Javier Ruiz, Mónica Sanz, Roberto Arce, Hilario Pino y Miguel Ángel Oliver.

4- Vete a dormir 

En 2011 Paolo Vasile hizo números y le soltó en la cara a Pablo Motos que era libre de largarse porque no le podía dar un duro más de lo que éste facturaba por El hormiguero, que desde entonces se convirtió en emblema de Antena 3. El italiano pensó que no era tan difícil sustituir a Trancas y Barrancas, pero en seis años tan solo dos formatos, Lo sabe, no lo sabe y Gym Tony, han aguantado a duras penas un año en antena con datos irregulares, siempre lejanos al tándem Motos-Salvador. Otras apuestas, Todo va bien, Las noticias de las dos, Toma partido o Natural Frank, ni siquiera han tenido tanta suerte. Un nuevo dating-show, mezcla de trópidos y tronistas, será el enésimo intento de Vasile en esta franja esta primavera.

5- Catálogo apolillado 

Paolo Vasile no ha sido capaz de renovar el revolucionario catálogo que heredó de las huestes de Cebrián. Por el desagüe se perdieron Callejeros viajeros, Callejeros, Granjero busca esposa, Fama o Perdidos en la tribu, lanzando el canal formatos tan polémicos como efímeros como Adán y Eva, reality-show impactante hasta que lo ves, algo que también podría sufrir un nuevo show que preparan con novicias.

6- ¿Qué funciona en el canal? 

Entramos en la web de Cuatro y las principales armas que destacan en el portal son Deportes Cuatro, Cuarto Milenio, ¿Quién quiere casarse con mi hijo? y Planeta Calleja. Es decir, que en cinco años Mediaset no ha sido capaz de lograr asentar una apuesta propia en el Olimpo de los programas estrella. Algo falla en Cuatro, por mucho que los miembros del departamento de comunicación de Mediaset se empeñen en negar este hecho evidente.

7- América forever 

Las series americanas ayudaron en los inicios de Cuatro. Tal fue el hallazgo que ficciones como House o Anatomía de Grey fueron las primeras bazas con las que el canal coqueteó con el 20% de share. Pero años después éstas han perdido toda su eficacia. Este otoño lo intentaron con The Strain y con otras de las que ni recordamos su nombre, pero lo único que funciona, tampoco sin destacar demasiado, son Mentes Criminales o Castle, ya que los forenses de las franquicias CSI piden desde hace meses una jubilación a Energy.

8- ¿Podemos o no podemos? 

Cuatro brilló desde sus inicios apostando por eventos deportivos como el Mundial 2006, la Eurocopa 2008 o el triunfal Mundial de 2010, combinando estos campeonatos con torneos como la NBA o la Europa League. Pero desde el aterrizaje de Vasile, éste solo ha apostado en Cuatro por la Liga española, de la que se emitió con discretos resultados el partido menos atractivo desde un punto de vista comercial. Es cierto que la dinámica catódica apunta a que la televisión de pago acabará engullendo con casi todos ellos, todos si la Ley del deporte de Cascos es finiquitada. Pero Mediaset pudiera haber sustituido esta serie de inversiones, estériles económicamente para algunos y efectivas estéticamente para otros, por espacios de producción propia que no han llegado.

9- Sin estrellas no hay paraíso 

Una batería de estrellas han dado un portazo a la cadena en los últimos años; Pablo Motos, Pedro García Aguado, Risto Mejide, Frank Cuesta o Raquel Sánchez Silva. Es cierto que a cambio llegaron profesionales como Jesús Vázquez o Mercedes Milá, pero éstos acabaron volviendo al primer canal de Mediaset.

10- La personalidad brilla por su ausencia

Cuatro dejó de ser vanguardia televisiva en nuestro país para convertirse en una cadena sin personalidad, convirtiéndose en una especie de canal TDT lleno de series extranjeras y películas salpimentadas por informativos y algún espacio despistado de producción propia. ¡Qué pena!



Comentarios