El clan de los Encinar sustituye a El Confidencial por Jiménez Losantos











Uno: El Confidencial le mete el dedo en el ojo a los Encinar, fundadores de Idealista

El Confidencial publicó hace unos días un extenso e interesante reportaje: "El imperio 'post Idealista' de los Encinar: controlan los pisos más rentables de Madrid".

Dos: Jesús Encinar denuncia que El Confidencial funciona a golpe de chantaje

Uno de los fundadores de Idealista, Jesús Encinar, denunció que El Confidencial ha publicado este reportaje contra ellos por venganza. ¿La razón? El clan inmobiliario no tragó con las subidas de tarifas del digital tras haber invertido en él más de 600.000 euros en publicidad:

"Empezamos a anunciarnos y aportar contenidos inmobiliarios a El Confidencial en mayo de 2010, en lo peor de la crisis y hemos mantenido nuestra inversión mes a mes durante casi 8 años. Hemos pagado a El Confidencial más de 600.000 euros y además hemos escrito para ellos multitud de artículos sobre inmobiliaria, mantuvimos el foro de vivienda, les dimos exclusivas sobre el sector inmobiliario, etc. Siempre hubo una relación cordial y de respeto entre los equipos. Durante nuestra relación con El Confidencial era habitual que nos considerasen fuente de información fiable y esperada. En muchos artículos de vivienda de los últimos años es fácil encontrar la opinión de Idealista.

En diciembre de 2017 El Confidencial nos dejó claro que o pagábamos más para 2018 o daban por concluida la relación. Idealista aportaba a El Confidencial tráfico y contenidos de manera gratuita mientras que El Confidencial aportaba a Idealista cada vez menos tráfico. Aún así querían subirnos el precio. Para nosotros no era sostenible un acuerdo con resultados cada vez peores y más caro. Así se lo comunicamos y decidieron por su parte terminar la colaboración.".

Y añade: "A los anunciantes de El Confidencial les aconsejo prudencia si quieren reducir su inversión. No reaccionan con deportividad. A cualquiera que esté pensando en invertir en un modelo de negocio basado en el trabuco... yo no lo haría". Por último explica que demandará al citado digital si no rectifica. 

Tres: ¿Snobismo? 

Jesús Encinar denuncia cierto snobismo porque El Confidencial habla de "barrios pobres" para referirse a la ubicación de muchos de los más del centenar de inmuebles que posee junto a su hermano. Se da la paradoja que de snobismo y de clasismo le acusaron hace unos días en Twitter su hermano Fernando: "Me sorprenden los que quieren salarios 'dignos' y pensiones 'dignas' pero luego como consumidores solo compran en tiendas descuento, outlets y Aliexpress... ¿Cómo creen que se pagan las cosas?". 

Íñigo Errejón lo dejó por los suelos: "Mientras la precariedad sea la tónica habitual y la mitad de los salarios de las familias se vayan en pagar vivienda, es complicado tener otros patrones de consumo. La solución pasa por mejorar los salarios y las condiciones laborales". Y el empresario tiró de victimismo: "En España, por ser empresario tienes que ir pidiendo perdón y muchos dan por hecho que eres un malvado explotador".

Cuatro: los Encinar cambian El Confidencial por Libertad Digital 

Libre Mercado, suplemento económico de Libertad Digital, lleva en 2018 demostrando su particular profesionalidad a base de análisis tuertos sobre vivienda en los que Fernando Encinar ejerce de experto onmipresente. Pasen y vean: 

Artículo para protestar contra las subvenciones gubernamentales a menores de 35 años que vivan de alquiler: Los expertos (ejem) avisan que las subvenciones encarecerán aun más el alquiler. 

Y además publicaron otros tres artículos para desacreditar al Ayuntamiento de Madrid, que no baila al son que marcan los Encinar: 


Fernando Encinar: "Los precios subirán y volverán las infraviviendas y las chabolas por culpa de Ahora Madrid". 

Fernando Encinar: "El Ayuntamiento de Madrid está completamente a por uvas con los alquileres". 

Cinco: Es Radio también se suma a la campaña 

Ayer miércoles, en pleno huracán político por el Mastergate de Cifuentes, Jiménez Losantos hurtó a sus oyentes un análisis de la situación política de Madrid y menguó el espacio de debate para incluir una hora de debate sobre vivienda, que solo tiene un interés comercial para la emisora de Libertad Digital. Y adivinen. ¿Quién fue el invitado a pontificar sobre el tema? Premio: Fernando Encinar.

Seis: Dios los cría

El Confidencial sigue comercializando el prestigio logrado de la mano de Jesús Cacho. Hace año y medio el diario que edita "Totoyo" Sánchez les lamía hasta la obscenidad: "Fernando y Jesús Encinar (Idealista), los Zuckerberg españoles".  Por aquel entonces los Encinar no decían ni mu y El Confidencial los trataba con un cariño reverencial, tal y como lo hace ahora Libertad Digital (dónde podría haber ido a parar esa cuenta publicitaria). 

Siete: La decadencia de El Confidencial

Nacho Cardero, Alberto Artero y "Totoyo" organizaron hace unos días los Premios Influyentials, que recayeron en tres anunciantes (Santander, Meliá y Abertis) y en Vicente del Bosque y la Fundación Aladina, para disimular. ¿Quién fue la invitada estelar al evento? La mayor enemiga de la libertad de prensa de nuestro país, Soraya Sáenz de Santamaría, que aplaudió los fallos de un jurado compuesto por algunos clásicos de las puertas giratorias como Josep Piqué o Cristina Garmendia.

Leer más: Los cuatro lamparones de El Confidencial











Comentarios

  1. Como va a dejar el lamentable de Errejón en ridículo a nadie, por Dios.... Ni a este tio que por muy dueño de idealista que sea dice cosas tan ridículas...
    No entender a dia de hoy, con todos los medios existentes, que los salarios dependen de la productividad es ser un analfabeto funcional. Por mucho que lo diga un mamarracho imberbe desde su twitter populista, los salarios no subirán mientras la oferta de trabajadores sea tan alta y la demanda tan baja. Para eso se deben bajar impuestos a las empresas (lo contrario de lo que dice el mamarracho y su partido) y sobretodo, a la contratación. Facilitar la creacion de empresas y dejar de subvencionar sectores improductivos llenos de chupopteros y parásitos. En España vivimos un expolio fiscal, somos esclavos del Estado. Y en su mayor parte para mantener una estafa piramidal pura y dura como es la de las pensiones.
    Y por supuesto, es normal que todo el mundo compre lo mas barato que pueda. Es de cajón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los salarios no dependen de la productividad. Para depender, se debería vincular la remuneración, y por tanto el salario subiría cuando aumenta la productividad y baja cuando disminuye. Cuando en la actualidad: disminuye si baja la productividad, si aumenta, el salario se mantiene.

      Los neoliberales (y los clásicos también) le han comido a usted muy bien el coco.

      Eliminar

Publicar un comentario