El día que Ausbanc se llevó por delante a Herrera, Quintero y Elpidio











El próximo mes se cumplirá el segundo aniversario de que se destapase el escándalo Ausbanc, caso que se llevó por delante la reputación de un buen número de personajes públicos. A través de esta supuesta organización chantajista Luis Pineda logró 39 millones de euros en apenas diez años.

Uno de los que salieron peor parados de las filtraciones sobre el caso fue el hasta entonces inmaculado Quintero, "El Loco de la Colina". Y es que sobre "el Rey del silencio" se filtró una llamada a Pineda en la que Jesús le imploraba ayuda ante las deudas que tiene contraídas. Porque a Quintero, del que hace unos años ya publicamos un extenso reportaje en el que analizábamos sus eternos problemas económicos (El último retiro de Jesús Quintero), parece que desde hace tiempo no le salen los números.

El periodista onubense tenía contraídas grandes deudas desde hace años, quizás no siendo consciente de que la televisión se le acababa, hecho que sucedió hace tres años. Desde entonces Quintero camina entre tinieblas, combinando la gestión del sevillano Teatro Quintero, publica libros, produce documentales e intenta sin suerte exprimir su nombre y su archivo audiovisual viendo que los embargos recaen sobre él.

Quintero, íntimo desde que hace un lustro masajeara en su programa a Pineda, al que presentó como una especie de "Robin Hood", le imploró telefónicamente al mandamás de Ausbanc una ayuda: ¡Me van a ejecutar en Cádiz, me van a ejecutar en Huelva, por favor Luis, arregla esto ya, por favor te lo pido! (...) Pero no digas semana ni semana, ni no semana… la impresión que tengo, Luis, es que quieren acabar conmigo, me van a ejecutar, a partir de ahora pago 9.000 euros todos los meses".

"El Loco" parece que lleva haciendo malabares financieros desde hace años, pero esto le ha costado que la careta de la que hablaba su guionista y ex amigo Jesús Salvago en una controvertida biografía salte por los aires. Y Pineda en parte le lanzó al periodista un bote salvavidas, ya que parte de los 360.000 euros con los que el sevillano habría financiado al Movimiento Red de Elpidio Silva fueron a parar a los bolsillos del locutor, arrendatario del Teatro Quintero, ya que ésta fue la ubicación escogida la formación política se presentó en dos lujosas noches antes de las europeas.

Quintero no fue el único trasquilado por Ausbanc

Carlos Herrera despreció entre risas a Luis Pineda en un cara a cara con Federico Jiménez Losantos organizado por El Mundo cuando el mandamás de Ausbanc fue encarcelado. Pero olvidaba la estrella de COPE que en 2011 y 2012 lo entrevistaba cual gurú económico en sus programas de radio aliñando la misma con elogios y loas. Peor parado salió Elpidio José Silva, convertido en "nuevo Garzón" tras ser inhabilitado a 17 años por la instrucción del Caso Blesa. Y es que al juez canario se le han cerrado los grandes platós y ahora solo le acogen en las modestas instalaciones de Intereconomía TV, ex joya de la corona del controvertido Julio Ariza, que tras divorciarse sentimentalmente del Partido Popular después de implorarle en público a Rajoy "un rescate como el de Prisa", chapotea en las cloacas cediendo su cabaña como refugio a Pineda, Bernard o Mario Conde.

También se vio salpicado Antonio Miguel Carmona, al que otra filtración telefónica le estalló en la cara. El concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid se dejó querer cuando Pineda le llamó para ofrecerle su corrompida mercancía sobre los concejales de Ahora Madrid, pero en 'Al rojo vivo' afirmó que le dijo "eres el más grande" porque es "su forma de hablar".

Cayó por los suelos también la imagen de Jesús Vigorra, la cara cultural de Canal Sur que presentó fastos varios sobre Ausbanc a 1.500 euros la gala, la de Antonio Ramírez, ex director de Estrategias y Antena de Canal Sur que fue destituido en la autonómica por beneficiarse "a través de un negocio familiar, el Restaurante Casa Salva cerca de la Plaza del Museo en Sevilla, de las contrataciones de la RTVA con el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, y su productora de TV Agroeditora", según consta en sumario judicial, y el de Diego Copado, dircom del intocable El Corte Inglés, que se marchó para asumir nuevos retos profesionales, cuando en realidad los grandes almacenes le permitieron una salida semidigna tras destaparse una conversación con Pineda en la que el Presidente de Ausbanc le prometía una mordida si un ron venezolano se introducía en el catálogo del gigante alicaído de la distribución.






Comentarios