Los 5 propósitos navideños de Mediaset










Tras la resaca de Nochebuena, marcada por la caspa de TVE y el perfil bajo de las privadas, Mediaset no se toma vacaciones tras habérselas tomado sobre el tema catalán. Paolo Vasile ha decidido convertir este periodo en un banco de pruebas para levantar los mediodías de Telecinco y las sobremesas de Cuatro tras haber cambiado con acierto y por Navidad al que algunos consideran un demonio, José Luis Moreno (que ha pasado sus primeras navidades en tres décadas sin llevarse a la boca un especial televisivo), por el humanitario Padre Ángel.

Se ha multiplicado el entrañable párroco, que anoche se sentó con Bertín. 'La Voz' por su parte sigue siendo un éxito (sin apenas referencias por algunos críticos que babosean con 'OT'), pese que ha sufrido un notable desgaste por el choque de trenes de los viernes. Los jueves son desde esta semana para 'Ella es tu padre' en ración doble para olvidarla cuanto antes. Mediaset tiene cinco propósitos navideños que pasamos a repasar:

1- Mejorar el mediodía de Telecinco

'El programa de Ana Rosa' cerrará 2017 líder, pero a nadie se le escapa que este magazine baila al son que marca Susanna Griso. Recuerden que el horario clásico de la reina de las mañanas auténtica, María Teresa Campos, iba entre las once de la mañana y las dos de la tarde. Pero esta franja, heredada por AR, se adelantó tras la irrupción de 'Espejo Público', que desde noviembre ha alargado su duración a las casi cinco horas que dura el magazine de Telecinco desde hoy. 'Cámbiame' se despide entre rumores y promesas de retorno, pero de funcionar el cambio Carlota Corredera podría quedarse compuesta y sin programa.

2- Levantar las tardes de Cuatro

'Ven a cenar conmigo' ha funcionado en prime-time, franja a la que regresará con famosos, en el late-night y en el access prime-time. Desde hoy sus reposiciones intentarán levantar las sobremesas de Cuatro, hundidas por 'Singles XD' y por 'Dani & Flo'. Ambos programas todavía disfrutan de la paciencia infinita de los directivos de Mediaset, que les han reubicado con olor a pronta cancelación.

3- Convertir a Sobera en la estrella de Mediaset

Se ha desatado la Soberamanía: contrato de larga duración con Mediaset, estreno este viernes de 'Little Big Show' y preparativos para el remake de 'Hay una cosa que te quiero decir', 'Volverte a ver' que podría ocupar las noches de los jueves en enero con permiso copero. Pero Vasile tiene una tarea pendiente: buscar boinas para el ejército de bustos parlantes que cual ejército esperan con frustración un proyecto que les saque del olvido: Jordi González, Irene Junquera, Mercedes Milá, Sandra Barneda o María Teresa Campos, a la que mañana veremos pasear por Nueva York.

4- Ejecutar la transición silenciada de AR

Unicorn Content se encargará de 'El programa de Ana Rosa' a partir del 1 de enero. Buen arranque ha tenido la emprendedora Xelo Montesinos, que ya ha digerido 'En el punto de mira' mientras Cuarzo se conforma con 'Viva la vida' y 'Cuarto Milenio'. Seguirá contando AR en 2018 con Carlos Herrera, al que los favores monclovitas que le dispensan le acaban de jugar una mala pasada, tal y como desvela Extraconfidencial.

5- Recibir con los brazos abiertos al nuevo consejo de administración

Vasile sigue con sus estrategias y tras consolidar su amistad a prueba de bombas con Barriocanal ha decidido integrar en su consejo de administración a Javier Díez de Polanco, sobrinísimo con demasiadas ambiciones para Cebrián. Al fichaje de un directivo cercano a Prisa se le suma el de Cristina Garmendia, puerta giratoria que tanto critica Javier Ruiz en 'Las Mañanas de Cuatro', que tampoco no ha dicho ni mu de las reivindicaciones del sector sanitario mientras se rodaba 'Vivir sin permiso'. Del consejo dice adiós el alicaído Borja Prado, íntimo de Botín y al que según cuenta Hispanidad solo le queda Expansión en su menguante influencia mediática.

De más influencia dispone Vasile, al que le ha salido bien el insólito pulso de la Asociación Española de Anunciantes, "lobby del Fairy" que pretendía seguir sin pagar por el segmento "invitados", y que pretende que le salga bien su combate con una SGAE podrida de majors.






Comentarios