Atresmedia Cine y Telecinco Cinema: dos modelos de negocio antagónicos










Mediaset alardea del taquillazo de 'Tadeo Jones 2', y 'Es por tu bien', 'El secreto de Marrowbone' y 'Perfectos desconocidos', póker con cien por cien de efectividad que lidera la lista de las las películas españolas más vistas en 2017 en un ranking dominado en los últimos cuatro años por Telecinco Cinema. La compañía dirigida por Ghislain Barrois ha logrado apostar por escasos pero eficaces blockbusters, convenientemente promocionados por esa estupenda plataforma que son los canales que dirige Paolo Vasile. El consejero delegado italiano ha aparcado su tono lastimero con la obligada inversión en cine, que ha pasado de ser quebradero de cabeza hasta convertirse en oportunidad para el prestigio (el oscarizado laberinto de Guillermo del Toro) o para el negocio (los apellidos autonómicos).

Atresmedia Cine, con Mikel Lejarza a la cabeza, alardeaba en el primer semestre por su rentabilidad y ahora lo hace por ser el grupo privado con más nominaciones a los Goya. Pero debiera alardear por apostar por entre 10 y 12 estrenos anuales, manteniendo con esta política la incentivación de la "película media", que es la que ayuda a crear industria. Esto siempre no es síntoma de calidad, ya que en los últimos años también han derrapado con películas tan oportunistas como indigestas ('Los del tunel' o 'Villaviciosa de al lado').

En 2018 veremos de Mediaset a la 'Ola de crímenes' de Gracia Querejeta, a Belén Rueda pasándolo de nuevo mal en 'El cuaderno de Sara' y a Dani Rovira encabezando el reparto de 'Superlópez'. Atresmedia por su parte lanzará 'Tiempo después', revisión de Cuerda de la inolvidable 'Amanece que no es poco', 'Sin filtros' dirigido por Santiago Segura con Cristina Pedroche en el reparto, y 'Sol a cántaros' del joven y efectivo Dani de la Orden. Sea como fuere Mediaset y Atresmedia mantienen dos modelos de negocio efectivos para ellos, pero que en ciertas ocasiones vomitan estridentes films plagados de estrellas relacionadas con series de los respectivos grupos.

Aun así la obligada inversión les ha forzado a apostar por nuestro cine, que tantas noches de alegría han dado a los que son alérgicos a los estúpidos prejuicios de las dos Españas: los presuntuosos que piensan que el cine español es una película porno con ambiente de Guerra Civil y los que creen que es una colección grotesca de chistes machistas de Martínez Soria.

Leer más: Vasile vacía su despensa cinematográfica

Comentarios