Lo nuevo de Playz: los juguetes rotos de 'Colegas', 'Mambo' y 'Dorien'










Hace unos días Playz (nueva plataforma de VBD de RTVE) lanzó con acierto 'Si fueras tú', simpática serie transmedia con acertada atmósfera y tintes juveniles con cierto olor a 'Twin Peaks' versión "teen". Esta semana, tras la puesta de largo oficial de la plataforma, RTVE ha lanzado otras tres ficciones. La primera que disfrutamos o padecimos fue 'Colegas', en la que Manuel Feijóo se empeña a regresar a la primera plana mediática con una autoparodia fallida en la que intenta acercarse sin suerte ni talento a '¿Qué fue de Jorge Sanz?'. El actor se ayuda de los carbonizados repartos de 'Compañeros' o 'Al salir de clase', pero ni por asomo consigue el efecto buscado.

Es cierto que 'Colegas' no arrancó mal gracias a un acertado sketch de "Fernandisco", pero sobró un casting en el que Feijóo se intenta quitar el apellido Aragón a base de histeria. Le auguramos un corto recorrido a este proyecto por dos motivos: sus gags no obtienen premio y su carga intensa nos es irrelevante. Para parodias de "juguetes rotos" ya tenemos a 'Sálvame'.

'Mambo'

Es cierto que David Sainz demostró su talento en la recordada 'Malviviendo' y desde entonces se instaló en el margen de la industria audiovisual con videoclips, especiales para Calle 13, cine alternativo o con una fallida serie para Canal Sur. En 'Mambo' Sainz interpreta a un adulto decadente que fue niño prodigio en los 90, punto de partida que podría recordarnos a 'Gominolas'. Pero a la serie le sobra metraje y música, aunque al menos se nota el derroche de trabajo de su equipo. Más recomendable es la serie que elaboran Sainz y sus compañeros de Different para Flooxer: 'Buster', joya que funciona de forma deliciosa a intenso ritmo de videoclip tras haber bebido de las cloacas del delicioso comic underground feísta.

Y por último llegó 'Dorien', de impecable factura técnica y con reparto escogido entre los secundarios de Álex de la Iglesia. Esta apuesta homenajea a 'El Retrato de Dorian Gray' aliñada por la música de Dorian. Lo hace retratando el decadente mundo de un periodista que no comprende ni la fiebre por las redes sociales ni la guerra del "clickbait". En el primer capítulo no vimos ningún viso atractivo al que agarrarse, pero cerramos con cierto dolor de cabeza el trío de ficciones que hablan de actores, músicos o periodistas que se dejaron utilizar como juguetes y acabaron rotos.

El futuro de Playz

Quizás Playz nos depare alegrías futuras con su nuevo espacio de cocina o con el programa de sketch pendiente de estreno. Por ahora en esta aventura RTVE ha demostrado más ganas que medios y talento. Al menos la Corporación Pública ha comprendido que debe compatibilizar su web de visionados en diferido, RTVE.es, con otra plataforma nutrida por material original.

Esta misma política sigue Atresmedia con Atresplayer y la Flooxer de 'Paquita Salas' (no se pierdan 'El Político' con el gag electoral de Agustín Bravo ni las entrevistas a cómicos de Pepe Colubi). Y lo propio hace Mediaset con Mitele o MtMad, plataforma que estira el estercolero de su matriz dando cancha a los rebotados del tronismo, del gitaneo folclórico de 'Gipsy Kings' y de los realities de turno, sin cortarse de seguir el día a día de Gloria Camila, Steisy o Laura Matamoros.

Los tres gigantes audiovisuales patrios tendrán que batallar contra los infinitos videoclubs modelo Netflix y con los "youtubers", que han demostrado su admirable capacidad para acumular millones de reproducciones con sus muecas y sus efectos digitales low cost. Pero por el momento "El Rubius" y su colegas han dejado en evidencia que su lenguaje audiovisual dista tanto del tradicional que por ahora y por suerte son más que prescindibles para la televisión o para el cine hasta ahora conocidos.








Comentarios