La sensación de haber ganado unas catalanas










Pedro J. Ramírez en una de sus declaraciones más desafortunadas escribía en Twitter el 25 de noviembre de 2012: "Quién nos iba a decir que en la redacción de EL MUNDO tendríamos la sensación de haber ganado unas elecciones autonómicas en Cataluña!". Con este mensaje evidenciaba su felicidad tras haber tumbado la mayoría de Ciu tras haber publicado dossieres prefabricados por "las cloacas de Interior".

Esta guerra sucia madrileña unida a la demagogia catalana, regada con un sinfín de subvenciones por parte de la Generalitat y aliñada por la continua manipulación de TV3, dotó al clima político de una suciedad que concluyó con un referéndum de parte y sin garantías y con unas agresiones policiales y el encarcelamiento de agentes políticos y sociales.

La Restauración 2.0

En La Restauración los españoles advertían con satisfacción una democracia de la que no gozaban por el turnismo, la corrupción y el caciquismo. Ahora, salvando las distancias, Mariano Rajoy afronta un apacible horizonte tras crisis y corrupción. Y lo hace con una falta de democracia no solo visible por los vaivenes socialistas o por el desgaste podemita, sino porque nadie de los veinte holdings mediáticos más importantes le discute siquiera el trono.

Ahora, tras haber jugado Moncloa sus cartas mediáticas en el procés, se preveía un Gobierno entre ERC y los "comunes" que barruntaba ya en agosto Jaume Roures, encantado que la nueva etapa apostase previsiblemente por el catalanismo progresista. Pero desde Madrid se quiere evitar este Gobierno y ya se están jugando las cartas, incluso en los bloques deportivos de los informativos.

En lo que llevamos de precampaña, Albert Rivera fue entrevistado el pasado sábado en 'La Sexta Noche', Miquel Iceta el domingo visitaba 'El Objetivo', Mariano Rajoy disfrutaba el lunes de un cómodo masaje de Pedro Piqueras, incapaz de preguntarle por la corrupción al igual que Carlos Herrera, el martes y el miércoles dos especiales de 'Malas compañías' sobre la corrupción nacionalista catalana ocupaban el prime-time de La Sexta, ayer el líder del PSC e Inés Arrimadas disfrutaban del sofá de Bertín Osborne y también ayer Joan Manuel Serrat repetía presencia en la cadena verde, en este caso en 'El Intermedio' tras haberlo hecho en 'Salvados'.

La líder catalana de Ciudadanos tendrá un cara a cara este domingo en 'Salvados' contra Marta Rovira, evidencia de que en Madrid pretenden convertir en alternativa a los naranja con debates como estos o con las manipuladas encuestas de "Mientoscopia", publicadas por El País.

Es decir, los medios madrileños apuestan por el tándem Iceta-Arrimadas mientras esconden por el momento al "lepeniano" Albiol, ocultando a Domènech, insultando sin pruebas a Rovira y humillando a Puigdemont.

La prensa catalana, también

La prensa catalana también ha sido "contaminada" por los intereses centralistas: El Periódico acaba de fichar a José Antonio Zarzalejos tras haber perpetrado Zeta una limpieza ideológica en su redacción, y en La Vanguardia ha aterrizado con ordeno y mando Ramón Rovira, procedente del eternamente siniestro Banco Sabadell. Ambos medios sirven de altavoz ahora a los infectos dossieres que ahora afectan a Marta Rovira, publicados al alimón por OK Diario y la Cadena SER. ¡Para lo que ha quedado Prisa!



Comentarios