El crimen de Henneo: se alía con Ulibarri y cierra Heraldo de Soria










Una de las ciudades españolas más desconocidas, frías y deliciosas, Soria, vivió la semana pasada una insólita concurrencia de personalidades públicas que venían a comer canapés e intercambiar chismes. Este grupo de políticos y empresarios bendijeron la fusión, en realidad absorción, del nuevo periódico provincial Heraldo-Diario de Soria/El Mundo. El ridículo nombre envuelve una realidad: el Grupo Henneo, que saca pecho por ser el séptimo holding mediático nacional que más factura, que cuenta en las sombras con César Alierta y su famosa mano patriótica, y que pretende medrar en los cenáculos y mentideros madrileños con el pack 20 Minutos-La Información, se alía con el gurteliano José Luis Ulibarri para cerrar uno de los dos periódicos de la provincia, Heraldo de Soria, dejando así en manos del controvertido constructor el monopolio del papel en una mano dejada de la mano de Dios por Madrid, ciudad que sigue pensando más en Siria que en Soria. Y si no lo creen debieran tomar un tren desde la ciudad castellano-leonesa o asomarse a unos gráficos despoblacionales que los ha hecho caer de los 90.000 habitantes y les ha facilitado sufrir una tasa demográfica que les ha convertido en la capital de la Europa vacía y en la capital de la España olvidada.

Machado

Edigrup, Ulibarri, y Henneo, la familia Yarza, escogieron para el acto el Parador Antonio Machado y seguramente consiguieron que el escritor, que en sus 5 años sorianos llegó a colaborar en 25 cabeceras locales y provinciales, se levantase de su tumba para rezar: "Oscuros encinares, ariscos pedregales, calvas sierras, caminos blancos y álamos del río, tardes de Soria, mística y guerrera, hoy siento por vosotros, en el fondo del corazón, tristeza". Pero además del sarao, Diario de Soria celebró el monopolio con un especial de 98 páginas en el cual no faltaron las irrelevantes opiniones del alcalde soriano Carlos Martínez (PSOE), del presidente castellano-leonés José Vicente Herrera (PP), del presidente de la diputación soriana Luis Alfonso Rey de las Heras (PSOE) y hasta del obispo de Osma-Soria, Abilio Martínez Varea.

Bendecidos

No extraña ver a la clase política ni al clero bendecir semejante infamia, tampoco el patrocinio de la absorción de Caja Rural de Soria, que solo tendrá que vérselas con una cabecera, pero es lamentable que en el especial no faltase la firma de Jesús Javier Andrés Barrio, presidente de la Asociación de Profesionales de la Información en Soria, que llega a decir en su artículo que la veintena de despidos provocados por el pacto Ulibarri-Yarza iba a producirse de todas las formas. Es decir, que en parte avala con su firma semejante fechoría tras haber exhibido cierta dignidad en una tribuna para el periódico bisemanal Soria Noticias. Por su parte Ulibarri no se esconde en el mismo suplemento fúnebre al advertir que el papel "tiene vida durante algunos años y tiene que ir uniendo el cambio a digital de una forma adaptada al mercado".

Ulibarri y Méndez Pozo, dos constructores mediáticos

Ulibarri consigue sus propósitos en Soria. Antes la Junta de Castilla y León le había regado con 150 millones de euros su televisión autonómica que comparte con el otro capo de la construcción de la comunidad autónoma Míchel Méndez Pozo, jefe de Burgos, ex amigo de Aznar, primer constructor encarcelado por corrrupción y hombre milagro al ser capaz de abrir 5 periódicos en papel en pleno 2016.

Edigrup, de Ulibarri, controla la televisión autonómica y varias de sus estaciones provinciales, cuenta con cabeceras en León, Valladolid, Burgos y Soria, estas tres últimas gracias a alianzas con El Mundo, y disfruta de una confortable cobertura radiofónica que aprovecha Federico Jiménez Losantos con esRadio.

Promecal, de Méndez Pozo, controla la televisión autonómica de Navarra y cuenta con acciones en la de Castilla y León, es socio de Onda Cero también en la comunidad castellano-leonesa, y posee trece periódicos, la mayoría semanarios en papel, en Albacete, Ávila, Burgos, Ciudad Real, Palencia, Toledo, Cuenca, Guadalajara, León, Salamanca, Segovia, Soria y Valladolid.

Desinversión

Es decir, Dios los cría y ambos capos se juntan para controlar la prensa en la España interior, situación que les facilita continuar con sus jugosos negocios urbanísticos. Mientras tanto Henneo desinvierte en Soria para engordar en Madrid. Cuentan los Yarza con padrino financiero, Alierta, pero desconocen que están interpretando una involuntaria parodia de otra fallida aventura madrileña mediática de un rey provinciano, La Voz de Galicia, que patinó en los noventa con el intento de expansión de Radio Voz y la compra de Diario 16, replegándose con posterioridad y volviendo con suerte a sus zapatos.




Comentarios