El año que Carlos Lozano se echó a hombros una decadente edición de GH VIP







Carlos Lozano merece sin duda llevarse el maletín de los 100.000 euros que se pondrá en juego dentro de exáctamente ocho días. El presentador se ha mostrado visceralmente honesto y sano en una edición fallida de GH VIP, que ha hundido su audiencia por un errático casting en el que apostaron todo al clan Matamoros, lastrado por la falta de empatía de un Javier Tudela que ha heredado el poco salero catódico de su madre.

Era complicado sustituir a Belén Esteban, pero la pérdida de entre siete y ocho puntos del reality, que ha cosechado la peor audiencia de su historia, pero Carlos Lozano se echó el concurso en sus hombros desde la segunda semana, tras un aterrizaje entre etílico e incompendido. Es cierto que el presentador cogió fuerzas con la llegada de los visitantes VIPque tenían como misión desperezar una edición (pervirtiendo sus reglas) en la que las representantes de Sálvame fueron las calculadoras Rosa Benito y Raquel Bollo.

Lozano, que en el linchamiento que ha recibido por parte de sus compañeros ha sido acusado incluso de "cocainómano", ha hecho olvidar sus grises años televisivos en los cuales llegó a insultar a los directivos de TVE. Pero el concursante más honrado de la edición, que ha intuido los líos sobre su novia que se cebaban fuera de la casa, ha superado estéticamente las miserias de Laura Matamoros, que olvidó a Makoke para azuzar a su compañero no siendo consciente del peligroso charco en el que se zambullía. Como premio se puede llevar el famoso maletín y un trabajo, ya que según El Confidencial Digital podría presentar la nueva edición de Granjero busca esposa.

Laura, que sufrió en el pasado la presión televisiva, tal y como adelantó La Mosca Mediática y recogieron portales como Libertad Digital o Qué!, ahora ha concluido su etapa en el reality travestida en una malvada bruja, eclipsando así la vitalidad rencorosamente positiva que derrochó en sus primeras semanas en la casa.



Comentarios