Informe Sálvame: Los doce tabús de las estrellas del programa







En mes y medio, el próximo 27 de abril, el universo Sálvame cumple seis años en antena, algo que no pudo conseguir Aquí hay tomate, que no llegó a los cinco años en emisión. Entre medias de ambos programas-el Tomate se canceló en febrero de 2008 y Sálvame llegó en abril de 2009-, la cadena vivió un "impasse" en sus espacios rosas, su especialidad desde hace dos décadas, en parte por los abusos del pasado y en parte porque Sé lo que hicisteis mostró las costuras de la tele rosa. La audiencia se divorció de la cadena durante este corto espacio de tiempo, pero entonces llegó Sálvame, la evolución de los espacios rosas, que dejaron de abusar de la indagación sobre las miserias de los famosos para fichar a los propios rostros populares, creando una especie de reality diario donde éstos meriendan y cuentan sus interioridades. Los miembros de Sálvame cuentan la vida de los demás y la suya propia, pero bien es cierto que el programa obvia ciertos tabús sobre sus estrellas. Aquí van;

1- El tabú de Jorge Javier Vázquez

El maestro de ceremonias reconoció que lo paso fatal tras la cancelación de Aquí hay tomate; le pitaban en las entregas de premios, lo insultaban por la calle, se tuvo que ir a Barcelona a vivir, etc.
Aunque su tabú es otro; la demanda de la directora de El Laboratorio de la voz, su escuela de canto, por un "despido improcedente". Lo que ocurrió en su negocio fue que Vázquez echó a su directora y colocó a su novio y a su cuñado. Todo queda en casa.

2- El tabú de Belén Esteban 

El ambicioso Toño Sanchís promovió el cambio de su estrella vampirizada, Belén Esteban, que dejó el cómodo sofá de Ana Rosa para exponerse a diario en Sálvame. En el programa ha vivido quizás los peores momentos de su vida, en un cúmulo de adicciones, operaciones y exclusivas, que ha acabado con el hundimiento de su imagen por su imagen déspota, tramposa y malvada en GH VIP.
Aunque el tabú principal de la estrella fue su adicción a la cocaína. Curiosamente Belén acusaba hace unas semanas de "mala madre" a Olvido Hormigos por irse de fiesta teniendo hijos menores. ¿Podría contestarle la ex concejala que ella es peor madre por tutelar "enchufada" a su hija? Podría hacerlo, pero se pondría a su ínfimo nivel.

3- El tabú de Kiko Hernández 

Kiko Hernández pasó malos momentos cuando se quedó sin trabajo. Aun así el madrileño logró volver a la televisión tras desvelar el cáncer de páncreas que sufrió. Esta enfermedad, con una alta probabilidad de mortalidad, siempre ha sido puesta en duda por sus más acérrimos enemigos. Tampoco ha explicado el colaborador el impago a sus ex empleados en su inmobiliaria, asunto destapado por Interviú.

4- El tabú de Kiko Matamoros 

Cuando la ruina entra por la puerta el amor salta por la ventana. Eso debió pensar Kiko Matamoros, que sufrió una grave crisis en el citado "impasse" sin espacios rosas en Telecinco, ya que su matrimonio se resquebrajó a la vez que Matamoros contraía millonarias deudas por negocios fallidos-combates de boxeo, etc-. El colaborador y su actual mujer se conocieron cuando Matamoros la llevó a Tómbola para desvelar un supuesto affaire con Brad Pitt. Cuando las cosas empiezan mal...
Aunque no es el único escándalo de Kiko, que fue acusado de tráfico de drogas por parte de su hermano.

5- El tabú de Lydia Lozano 

Lydia bajó a los infiernos con la investigación de la desaparecida Ylenia. Tampoco se puede obviar que la periodista lo hizo azuzada por la cadena, que primero la utilizó y luego la humilló, despidiéndola en directo de Salsa rosa. Aunque este no es el tabú, porque muchas veces le han recordado el tema. El que han obviado fue la cámara oculta que le hicieron, titulada La gran mentira del corazón, donde Lydia mostraba su falta de rigor periodístico al tragarse sin contrastar una bola de gran calibre.

6- El tabú de Mila Ximénez 

Mila Ximénez disfruta del confort que le proporciona saberse una de las protegidas de Jorge Javier Vázquez. Por eso se atreve a sentar cátedra y dar lecciones de vida, cuando la suya es muy oscura. Y no lo decimos por su interesada amistad con Encarna Sánchez o por sus adicciones añejas, sino porque tuvo que renunciar a la custodia de su hija por su mala cabeza, tema sobre el que Sálvame nunca ha querido indagar. Doble rasero.

7- El tabú de Jimmy Giménez Arnau 

El veterano Jimmy, que ahora pone el contrapunto anárquico con sus hachazos a última hora en el Deluxe, vivió sus momentos más terribles cuando fue detenido en los estudios de Telecinco por tráfico de cocaína. No fue el primer juicio ni el último, ya que antes agredió violentamente a un socio suyo en el año 83, y después fue agredido por Pipi Estrada en los inicios de Sálvame.

8- El tabú de Gustavo González 

El paparazzi, felizmente casado desde hace años y con cuatro hijos, vivió hace unos años su noche más dura en DEC. Fue cuando llevaron a María Lapiedra como invitada, y ésta insinuó que mantenía frecuentes relaciones sexuales con el colaborador, que le habría regalado un anilló que lució en el plató de Antena 3. Desde entonces no se han vuelto a encontrar en un plató.

9- El tabú de Miguel Temprano 

Miguel Temprano colabora desde hace tiempo en el Deluxe. Atrás quedaron los tiempos donde Temprano echaba pestes del Tomate o de Sálvame. Del primero dijo la siguiente frase homófoba: "No se cómo hablan de homosexualidad cuando todos los integrantes del programa son gays".

10- El tabú de María Patiño 

María Patiño, temida entre el famoseo patrio, tampoco le gusta hablar sobre su infierno propio; la bulimia que sufrió durante años, enfermedad que puso en peligro su vida.

11- El tabú de la productora 

Sobre La Fábrica de la tele, productora del programa, mucho y muy mal se ha hablado sobre el tema. La factoría de Adrián Madrid y Óscar Cornejo ha sido acusada de pagar en dinero negro, y también fue llamativo el despido del reportero Miquel Serra, que se negó a doblar su trabajo para cubrir el hueco del día de una huelga general.

12- El tabú del programa 

El tabú del programa son la falsedad con la que utilizan el polígrafo. Kiko Matamoros es el que más se ha sentado delante de la máquina de Conchita. Curioso, cuando fue el propio colaborador el que puso en duda el sistema, ya que dijo que el polígrafo había dicho una cosa y la contraria con algunos asuntos.

Comentarios