Así se ríen dos ex de Telecinco del cáncer de páncreas que sufrió Kiko Hernández







Kiko Hernández es sin duda uno de los concursantes que mejor ha rentabilizado su paso por Gran Hermano. Y es que el madrileño ha logrado durante una década mantenerse como colaborador en programas como A tu lado, Crónicas Marcianas o Sálvame, llegando a estrenarse como presentador en el fallido Las bodas de Sálvame. Aunque Hernández siempre ha destacado por el grado de información que aporta a los programas donde colabora, muchas veces se ha dudado de su palabra, sobre en torno a las informaciones sobre su persona. Y es que el espectador tiene dudas razonables para poner en solfa la palabra de Hernández, que se hizo pasar por homosexual para encontrar novio en Sálvame-hace tiempo reconoció que iba a ser padre y hace poco Belén Esteban reconoció que tenía novia-, o hizo como que desnudaba a María Lapiedra, cuando el asunto estaba guionizado. Es decir, que Kiko en varias se ha reído del espectador como cómplice de la dirección de los programas que presentaba.

Pero Kiko también se ha granjeado tal cantidad de enemigos por su carácter punzante, en especial la enemistad de Coto Matamoros, Pepe Herrero y Pipi Estrada, tres frikis, tres juguetes rotos y tres boxeadores sonados que se juntan en internet para despotricar contra Telecinco, cadena que les llevó a la fama, cadena que los tiró a la basura en su momento  y cadena a la que matarían por volver-ahora Coto se muere porque lo fiche Supervivientes, eso sí, cobrando 10.000 euros semanales-. La obsesión llega a tal grado que el trío ha dudado del testimonio de Kiko Hernández en 2008, donde el ex de GH reconoció haber pasado un cáncer de páncreas. El testimonio, sea cierto o no, le valió a Hernández para volver a televisión, eso sí, tras pedir perdón a los que habían sufrido sus ataques en el pasado, prometiendo que no lo volvería a hacer, palabra que ha incumplido reiteradamente en los últimos tiempos.

Ver vídeo-a partir del minuto 43-:

Hay que recordar que Estrada también dudó del testimonio de Kiko hace cinco años.

Comentarios