Los medios silencian el grito popular contra la monarquía





Se reían hace unos días con acierto en 'Polónia' del tabú mediático que disfruta la monarquía por parte de los grandes medios españoles. Anoche, ante la cacerolada popular ante el blanqueamiento de Felipe VI aprovechando la crisis del coronavirus (nombre icónico), los principales periódicos y las teles están silenciando la protesta popular ante el bochorno que causa la saga infame de los Borbones. 

La principal tarea de un jefe del Estado es dar buena imagen. Y la imagen de Juan Carlos I y Felipe VI no puede ser peor: el primero ni siquiera niega que cobrase 100 kilos de mordidas de la tiranía de Arabia Saudí (que envió a una fundación suiza), y el segundo acaba de admitir en público que ha sabido durante un año que era el segundo beneficiario del chanchullo y que se calló.

Menos mal que la prensa británica ha investigado la corruptela y que la fiscalía suiza va a poner en un aprieto a Campechano I, apuntalado por el PSOE. Ni los medios españoles ni la justicia ibérica le hará siquiera un rasguño. Ellos están para hacer felices a esta saga cleptocrática cuyo último regalito, Felipe VI, ha mantenido las recetas de su padre: complicidad con Arabia Saudí y amistad con lo peor del empresariado patrio, Javier López Madrid y otros delincuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario