'Todo es mentira': la venganza de Mediaset contra la prensa digital





El humor casi siempre es saludable, excepto cuando nace del rencor. Así creció 'Sé lo que hicisteis...', venganza rosa de Globomedia contra Mediaset porque Vasile decidió cortar los contratos de los impulsores de La Sexta.

Y así se ha diseñado 'Todo es mentira', venganza de Mediaset contra la prensa digital mediante las denuncias de los artículos que viven del clickbait. La intención de los creadores de 'Sálvame' y 'GH VIP' es explicar que ellos no son los únicos que hacen basura periodística y extender la percepción de que todos los medios dispensan porquería.

Un buen guión y un fallo: presentar a una colaboradora como una simple "cómica trans"

Risto Mejide encabeza un grupo de 'bad boys' que utilizan el humor negro en tiempos de lo políticamente correcto. En su estreno destacó un brillante guión, notándose la mano del equipo de Minoría absoluta ('Polònia').

El equipo se estrenó con acierto: Antonio Castelo se mofó de la política cántabra y lanzó dardos a Frank Blanco, y Marta Flich invitó al programa a fichar a Bisbal para contrarrestar la colaboración de Chenoa en su programa rival.

Miguel Lago hizo chanzas sobre Puigdemont sobre un disparate que publicó ABC (que recuerda a cuando Ana Obregón obligaba a su chacha peruana a arrancarle el coche porque decía que estaba amenazada por ETA), Elsa Ruiz, presentada como "cómica trans", ironizó sobre los casposos vídeos de Bertín (amo de casa dominguero para humor de cuñados y votantes de VOX), e Itiziar Castro hizo bromas sobre su peso antes de lanzar un dardo a 'OT'.

Otros dardos

Doña Letizia y Felipe VI se llevaron algunos zascas, aunque la intención era dejar mal a Lecturas (enemiga de los productores de 'Sálvame' y amiga de sus estrellas), Marta Flich jugó con fuego al decir que José Luis Moreno podría acusar de plagio a los que se "saquen la chorra" delante de alguien, y Elsa Ruiz entrevistó al embalsamador de Franco (al que trollearon junto a Camilo Sesto, que dicen que lo necesitará pronto).

La intención oscura del programa es desprestigiar a la prensa digital, situación que lleva años persiguiendo Jorge Javier Vázquez, obsesionado cual María Teresa Campos sobre lo que publican de él. El presentador, que dice que presenta los programas más honestos de la televisión, ha dejado de sacar a toreros y folclóricas del armario mediante iniciales para pastorear a juguetes rotos en 'Sálvame' y 'GH VIP'. Pese a ello no se resigna a dar lecciones de periodismo y 'Todo es mentira' juega a eso un día después de que 'El hormiguero' se mofase de las manipulaciones que sufre.

El debate

Antonio Castelo y Miguel Lago hicieron un cara a cara sobre VOX. El primero ha recobrado prestigio en la profesión con el sobresaliente 'Phi Beta Lambda'. El segundo hizo de facha una vez más, aunque fuera de los teatros y platós es peor que el personaje que interpreta.

Lago no deja de ser un cómico mediocre con aires de grandeza que exprime desde hace años un monólogo que le salió redondo. Pero desde hace años no aporta nada, a excepción de una intensidad ridícula y un libro repleto de egolatría. Una entrevista intrascendente a Paula Echevarría cerró un estreno que merece al menos un aprobado.




Comentarios