La Guardia Civil remata la teoría de Pedro J. Ramírez sobre el 11-M

Manifestación de la AVT en 2007.









Entre marzo de 2004 y el mismo mes de 2008 Pedro J. Ramírez y Federico Jiménez Losantos lideraron una campaña para deslegitimar el triunfo en las urnas de Zapatero a lomos de una teoría de la conspiración que decía que los casi 200 muertos del 11-M habían sido producto de un acuerdo entre miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, ETA, Marruecos y el PSOE.

La intención de los periodistas era convertir la derrota del PP en 2014 en un "pucherazo" y confeccionar un infecto cuento para no dormir, paranoia en la que tuvieron al Partido Popular como fuerza parlamentaria cómplice. El partido que lidera Pablo Casado salió a las calles para gritar contra "el presidente por accidente", mientras sus medios satélites denunciaban un "golpe de Estado", frase que en otros tiempos ha servido como pretexto para alzarse contra la democracia.

Fueron aquellos años gloriosos para el PP, que convocó manifestaciones de diversos tipos. La formación conservadora exigía en las calles, con la COPE como altavoz, "la verdad sobre el 11-M", gritaba que el matrimonio solo era posible "entre un hombre y una mujer", cargaba contra el aborto, y zancadilleaba el proceso de paz en Euskadi denunciando que Navarra se iba a integrar en Euskal Herría como moneda de cambio para ETA.

Mariano Rajoy, apaleado por su segunda derrota y bien aconsejado por Pedro Arriola, se bajó de la teoría del 11-M y rebajó su tono, divorciándose en 2008 de Losantos y Ramírez, que exigían que dimitiese en favor de Esperanza Aguirre, 'aznarista' y provista del jugoso presupuesto de la Comunidad de Madrid con el que se pagaba una gran campaña gracias a sicarios mediáticos que diverso pelaje.

Ramírez y Losantos tardan en bajarse del burro

Pedro J. Ramírez rebajó su 'conspiranoia' sobre el 11-M tras el lanzamiento de El Español, pero tal y como recuerda el portal Rambla Libre, el portal del ex director de El Mundo no ha dejado de hacer campaña en favor del terrorista Jamal Zougam, que según Ramírez era el chivo expiatorio al que condenaban porque dos rumanos lo habían delatado sin pruebas con la intención de cobrar la indemnización del atentado.



La campaña de El Español

El juez prevaricador Javier Gómez de Liaño, abogado y "único amigo" de Ramírez según Ágatha Ruiz de la Prada, decía en El Español que "ojalá que algún día no muy lejano podamos leer en El Español un editorial titulado, 'La anulación de la condena de Jamal Zougam ha triunfado'".

Vicente Ferrer Molina, gran biógrafo de García, se lamentaba en el mismo medio porque "la soledad, la amargura de sentirse víctima de una injusticia y la humedad de las paredes de la cárcel coruñesa han hecho mella en Zougam".

Pero El Español no se cortaba en su campaña y le dedicaba al terrorista panegíricos de este nivel:

"Doce noticias falsas con las que se construyó el perfil terrorista de Jamal Zougam".
"Por qué Zougam merece un juicio de revisión".

El propio Pedro J. chapoteaba en el humedal al afirmar que "Zougam es Dreyfus" porque "fue utilizado, en efecto, por la Policía y la Justicia como chivo expiatorio del 11-M (...) para mí no cabe ya ninguna duda de su inocencia, o para ser más exactos de que fue condenado sin que ningún tribunal ponderara elementos decisivos que hubieran preservado su presunción de inocencia".

El remate, silenciado ahora por El Español

Esta semana la Guardia Civil y la Secretaría General de Instituciones Penitenciaras han desarticulado una red del Estado islámico que se extendía por 17 cárceles españolas y estaba liderada por 25 internos islamistas entre los que se encontraba, oh sí, Jamal Zougam, convertido en Dreyfus por obra y gracia de un periodista que se hizo de oro cuando mentía y que fue marginado cuando contó la verdad. Ahora es tertuliano de Telemadrid y TVE gracias a sus consejos aúlicos a un líder político. ¿Adivinan a cuál? Ver para creer...








Comentarios