Eladio Jareño, el guiño de Moncloa al PP










Rosa María Mateo tardó menos de 24 horas en guillotinar al jefe de informativos de TVE, la pieza más ansiada por el Gobierno del cambio, y al día siguiente tocaba anunciar la nueva cúpula directiva. Y tocó sorpresa: se mantenía al frente de TVE Eladio Jareño, ex dircom de Alicia Sánchez Camacho, intermediario de las campañas de la policía política de Fernández Díaz contra el nacionalismo catalán, amigacho de los productores de peor calaña y protector de Javier Cárdenas.

Jareño había sido propuesto por el PP como nuevo presidente el pasado 2 de julio, en la enésima intentona de la formación cleptocrática nacionalpopulista para seguir bloqueando, manipulando y saqueando RTVE. El directivo además ha presentado por libre su candidatura a presidir RTVE, por lo cual se había mostrado como miembro VIP de la ganadería de Génova dentro de la Corporación Pública.

Comisiones Obreras califica de "error mayúsculo" mantener a este señor al frente de TVE. Pero en Moncloa, con Iván Redondo jugando a todas las barajas mientras engaña a los pardillos de Podemos y pone la miel en la boca al nacionalismo catalán, siempre han pretendido sumar al pacto al PP, que no se ha abstenido de rellenar con sus peones ese Comité de Expertos que elegirá al presidente que relevará a Rosa María Mateo.

Iván Redondo, ex asesor del viajero Monago, del racista Albiol y del inseguro Basagoiti, facturó al PP catalán cuando Eladio Jareño estaba en este grupúsculo y cree que se puede fiar de este personaje, al que no le ha temblado el pulso para sacrificar al frente de La 2 a su ex compinche en 'Los Lunnis', Juan Manuel Hidalgo, que provocaba tanto enfado en la UGT y CCOO por su pasado sindical "independiente".

A Jareño supuestamente se le premia por su labor profesional. Sería injusto regatearle los méritos a este directivo, que este año ha mejorado La 1 con el fenómeno 'OT' y ha colocado con buen pie en su parrilla productos dignos como 'Aquí la tierra' o 'Servir y proteger'. Pero mantener al zorro para guardar las gallinas parece un error mayúsculo que solo tiene una explicación: el pacto subterráneo entre el bipartidismo, del que nada parecen saber los socios de Pedro Sánchez, que ha llegado al poder de la mano del Frente Popular 2.0 y sin embargo no escatima guiños a Europa, al PP y a toda la chusma que nos ha traído hasta aquí.






Comentarios