Cuatro baja los brazos y buscará desgastar a 'La ruleta de la suerte'










Mediaset ha decidido quemar sus naves e indirectamente admitir el error mayúsculo que supuso la cancelación de 'Las Mañanas de Cuatro', menos traumática de lo previsto gracias a que Telemadrid digirió al equipo casi al completo. Paolo Vasile, que ha convertido la histórica franja estrella de Cuatro en un irrelevate telonero a sus tardes comatosas, apuesta por lanzar la única apuesta en el day-time de su segundo canal al mediodía.

'El concurso del año', 'Identity' sobre la edad que conducirá el últimamente fallido Dani Martínez (cuyo gran mérito es hacerle peloteriles imitaciones al capo), se estrena el próximo lunes a las 13:15 horas. El objetivo no es elevar los números del hundido 'Mujeres y hombres y viceversa', que adelanta su emisión y se mantiene vivo tras su quinto cambio horario en apenas un año.

Porque la intención real es la de intentar desgastar a 'La ruleta de la suerte', rey del mediodía y colaborador junto a '¡Boom!' del liderazgo informativo de los chicos de Santiago González, a los que les ha sentado de maravilla conducir las noticias desde el cuarto de las escobas para felicidad de Sandra Golpe, reina de la sobremesa, y Vicente Vallés, aspirante a destronar a Piqueras gracias al giro progre de TVE.

Vasile, que cumple dentro unos meses su veinte aniversario al frente de Mediaset, ve de reojo que el crecimiento del day-time de Antena 3 junto a sus prometedoras apuestas en prime-time ('La Voz', 'Tu cara me suena', Atresmedia Series y películas) le va a costar un duro catarro otoñal si los VIPS no resucitan esa nave a la deriva llamada 'Gran Hermano'.

El CEO italiano paga caro su incapacidad para hacerse respetar dentro del intervencionista mundo político celtibérico, acumulando en dos décadas un sinfín de concesiones al establishment (Luis Fernández, el 'CQC', 'Pecado Original', 'El gran debate', 'Te vas a enterar', Cintora y 'Las Mañanas de Cuatro'), que solo le han servido en los últimos meses para hundir en pack a Telecinco y Cuatro a la hora de comer.

En esta franja buscará meter su cuchara la nueva TVE, que se equivoca aumentando el peso político de su parrilla en unos tiempos de consensos y concursos. Xabier Fortés, respetadísimo en la redacción de la casa, tendrá dificultades para asumir un doblete diario con tres horas de actualidad (con 'Los Desayunos' y una tertulia que dará muerte a 'Amigas y conocidas' y 'Saber vivir'), sin que el remasterizado Casado no sugiera a los satélites mediáticos de Génova aumentar el griterío sobre el tratamiento informativo de La 1, cuya desinversión en entretenimiento provocará la suma de nuevos espectadores para Ana Rosa y Susanna,






Comentarios