La renovación de RTVE en 15 píldoras










Toca renovar y regenerar RTVE y en los últimos días hemos advertido 15 situaciones de las que pasamos a hablar:

1- Pedro Sánchez quiso repetir una de las actitudes más aplaudidas de Zapatero y limpiar de porquería RTVE, convertida en una cuadra por obra y gracia de José Antonio Sánchez, siempre hospitalario con la guardia pretoriana enviada desde Génova.

2- RTVE se había convertido en insufrible, llegando su manipulación hasta Europa. Cierto es que el poderío de los socialistas en la redacción y sindicatos ayudaban a aumentar el griterío. Este ya es un combate tradicional entre los que acceden a Moncloa y los que salen. Y ayudan al gallinero los comisarios políticos y escribas mediáticos, siempre cómodos analizando una televisión que casi nunca levanta teléfonos y nunca pone demandas.

3- Podemos quería cobrarse el acceso que le dispensaron al "Renacido" a Moncloa y RTVE era suya porque ellos son expertos en comunicación, tal y como demostraron hasta que el sandwich Madrid-Barcelona protagonizado por rojigualdas y senyeras enterró un debate social que les disparaba electoralmente.

4- Los morados pretendían participar en el reparto del botín pese a sus gritos en el 15-M, tal y como hicieron en las vísperas con Ramón Espinar en Telemadrid. Y no solo querían mandar en Torrespaña: también que se notase.

5- Pablo Iglesias se alza como vicepresidente en la sombra y descuelga el teléfono para ofrecerle la presidencia transitoria de RTVE a la directora del periódico en el que realiza un programa de entrevistas, Ana Pardo de Vera. Ella, encantada.

6- Iván Redondo se echa las manos a la cabeza tras escuchar el percal y apuesta por demostrar su maestría político-ajedrecística tirando del caballo a una de las periodistas que se pasaron en tromba desde el zapaterismo al podemismo. Y la tira.

7- Arsenio Escolar, que disfruta la megaindemnización que sacó a los maños recibidos por Alierta en Madrid y que prepara un proyecto marginal mientras escribe para su niño, se muestra encantado con que su nombre aparezca en El País, diario oficial de los nuevos bríos políticos tras la celebrada caída de Cebrián.

8- Pero su nombre es un señuelo, en Podemos se asustan y proponen a Andrés Gil, cero experiencia en gestión y hombre fuerte del periódico de Nacho Escolar. Iván Redondo tampoco traga y expone el debate en público para desgracia de Pablo Iglesias, humillado por la despechada Pardo de Vera.

9- Los socialistas siguen jugando sus cartas ante los pardillos de Podemos y le ofertan un puesto al PNV, que coloca a un comisario político: Juan José Baños, director del panfleto clásico del nacionalismo, ex consejero fiel de los jetzales en ETB y peso pesado del Grupo Noticias, conservadores en Euskadi y rojos en Navarra (en un involuntario intercambio de cartas respecto a la posición nacionalista tras el golpe del 18 de julio).

10- Iván Redondo sabe que tiene la mayoría en su mano, aunque Podemos esté asustado porque el reloj corre en su contra y va a ser presentado como un partido de la vieja política. Y todo por querer colocar a su amiga. En el PSOE respiran: el PNV está en el cazo, los nacionalistas catalanes votarán lo que les digan mientras se acerquen a los presos políticos a Catalunya y Podemos está tiritando por inexperiencia. Golazo del ex asesor de Monago, Albiol y Basagoiti.

11- Podemos al fin traga una presidencia interina de Tomás Fernando Flores, clásico trepador del Piruli, currículum manchado con carne cruda y el perfil bajo necesario para acallar el recurso del PP en el Constitucional y el oportunismo de Ciudadanos, ambas formaciones culpables de haber convertido RTVE en la casa de víboras que ya sufrió la Corporación bajo los Gobiernos de Franco, Felipe, Aznar y Mariano, tanto monta, monta tanto. Pero la elección del directivo no es casual: Iván pretendía una jugada redonda a cambio de ofrecerle algún puesto al PP, que había elevado a Tomás a director de Radio 3 pese a no hablarse con la mayoría de los egocéntricos comunicadores que repletan su parrilla con mucho indie y pocas nueces.

12- El PP no traga pacto mientras se descose entre siniestras sorayas y oportunistas casados. Quiere eclipsar su ruido interno con lo que haga falta y las cloacas mediáticas necesitan el agua que les proporciona RTVE. Ciudadanos por su parte se pone de perfil y dice que no acepta migajas políticas tras haber nacido y crecido en base a un menú compuesto por limosnas económicas.

13- El PSOE se frota las manos: soportará al PP tras pacto pentapartito. Lo hará sacando adelante un concurso para elegir al nuevo Consejo, que relevará al transitorio que componen cuatro socialistas, un peneuvista y cinco de Podemos (cuatro colaboradores de Público y una de El Diario).

14- Y el PP juega sus cartas: el ex receptor de sobres José Antonio Sánchez cerró contratos preveraniegos con el comunicador con peor fama en la industria, Javier Cárdenas, y con tres de los productores con peor fama en el sector: Frank Ariza, Enrique Cerezo y su ex jefe José Frade (solo le faltó el ventrílocuo, quizás de viaje por Tailandia). Eladio Jareño se sabe ganador de la futura cuota popular en cualquiera de las televisiones públicas como premio de Génova a sus servicios prestados: llevarle el bolso a Alicia Sánchez Camacho, pasear a la lenguaraz ex novia de Pujol junior por la telebasura italiana y mimar a la redacción paralela de comisarios políticos que ahora piden contrato indefinido en el juzgado: Somoano, Elena Sánchez y Gilgado, estos dos últimos receptores de sueldos opacos por no informar sobre el procés y así de paso continuar con la tradición popular. No les hará falta sentarse ante un juez a Sergio Martín y Jenaro Castro, el primero enredando con el Clash Royale mientras prepara pasillos y el segundo aspirante a consejero como premio a haberse convertido en el último superviviente de la etapa Urdaci.

15- RTVE entrará en una nueva fase para elegir Consejo con varios expertos que designarán los partidos políticos. Éstos exigirán al nuevo presidente experiencia en la casa y en el sector. Y a Manuel Campo Vidal no dejan de pitarle los oídos...











Comentarios