7 motivos por los que Gloria Lomana quedó retratada en el 'Chester'










Gloria Lomana sigue con su particular tour del rencor contra Antena 3. La periodista tiene tres problemas: su campaña vengativa no está calando por la falta de empatía que despierta; la gira mediática se ha alargado porque tras casi dos años ha sido incapaz de recuperar un sillón de altura (por lo cual se conforma con algún artículo para El País, sus apariciones esporádicas con Herrera y una minisección con Ana Rosa); y su intención de presidir RTVE se ha diluido porque su etiquetaje político le complica cualquier acuerdo entre partidos.

Aquí fueron los 7 motivos por los que anoche quedó retratada

1- Doble discurso 

La carta de presentación era de aúpa: "Los juegos de poder nunca me han interesado". Metida en harina explicó que no hay que tener distancia con la clase política "porque no está mal como fuente de información", pero "hay que poner límites".

La que fuera jefa de informativos de Antena 3 durante 13 años dice que no se sometió al poder y que su etapa en la rival de Mediaset fue "especialmente cómoda", destacando a compañeros y jefes. El problema de Lomana es que personaliza para bien, pero cuando teoriza arremete duramente contra Atresmedia.

2- ¿Dimisión o acuerdo? 

Dice Lomana que fue libre en Antena 3, señala que ella siempre ha sido leal con la empresa para la que trabajó y dice que al no "estar conforme" se largó. ¿Dimitió Lomana? Unos segundos después explicó que se fue "con un buen acuerdo". ¿Por qué logro la periodista un buen acuerdo si en realidad dimitió? ¿Sabe Lomana que una dimisión acarrea una indemnización de cero euros? ¿O en realidad la dimitieron?

En realidad la echaron tras acuerdo, con cuatro asuntos en boca de todos: cayó la audiencia de Antena 3 Noticias, le quiso llevar el bolso a la mujer de Creuheras tras haberlo hecho con la de Lara Bosch (según la revista Mongolia), el clima en la redacción no era el propicio por su capacidad para crearse enemigos (entre los que no se encontraban Fátima Iglesias, defendiendo hoy al PP en TVE y Trece, y Álvaro Zancajo, el cienmileurista amigo de Pico que ha convertido al 24 horas en TeleUrdaci) y sus particulares campañas eran cada vez más desagradables (desde ponerle la alfombra a Aznar para que le diese un golpe en la mesa a Rajoy a abrir en prime-time y en plena negociación para echar al PP de Moncloa con la supuesta relación entre Podemos y ETA, munición mojada de las cloacas de Interior).

3- ¿Carga informativa? 

Lomana aduce que "dimitió" porque "la carga informativa" no estaba en la cadena donde trabajaba, eufemismo con el que intenta explicar que Atresmedia apostó por la información en La Sexta. En realidad La Sexta y Cuatro, cadenas medianas, cuentan con más espacios de actualidad que Telecinco o Antena 3, que tienen que dedicarse al entretenimiento mayoritario aliñado por dos noticieros de treinta minutos llenos de sucesos. Pero no explica Lomana, ¿perdió un solo minuto de peso en la parrilla Antena 3 Noticias tras la fusión?

4- "Sin decir nada"

Dice la periodista que dejó Antena 3 de forma elegante "sin decir nada". ¿"Sin decir nada" es escribir un libro de 440 páginas contra Mauricio Casals, que le dejó de reír las gracias? ¿"Sin decir nada" es irte a llorar a Pedro J. Ramírez para insinuar sin atreverte a dar nombres y apellidos? ¿"Sin decir nada" es decir que el libro 'Juegos de poder', donde se convierte en Superwoman, es "verosímil" y se acerca a la "verdad"?

5- PP

Explica Lomana que Ferreras no le ganó la batalla (aunque le tiró un dardo al leonés por no repicar con fuerza la infame teoría Podemos-ETA), que ella no se pelea con nadie, que es imparcial, que no es del PP, que tiene una "independencia bárbara" y que es "liberal". Quizás no es del PP, sino del que mande: escribió un libro favorable al PSOE en pleno felipismo, dejó RTVE después de armar un escándalo por narrar como una groupie del PP un Debate sobre el Estado de la Nación y se acercó a Ferraz vía Rubalcaba tras el triunfo de ZP. ¿Habrá pedido ahora la ficha de afiliación de Ciudadanos?

6- Feminista de salón

Cristina Fallarás no confrontó con su vehemencia habitual en su cara a cara contra Lomana y denunció simplemente que el periodismo español ha colaborado con silencio durante cuatro décadas sobre algunos asuntos clave: la legitimidad de la monarquía, los 150.000 asesinados por el franquismo que duermen en fosas comunes o el feminismo ("¿Nos han empezado a violar ahora?").

Lomana desmintió el único dardo de Fallarás, que tildó de "fantasía" la conexión Podemos-ETA, y se quiso disfrazar de feminista: a ella le quisieron paralizar un traslado de Toledo a Madrid porque estaba embarazada y afirmó que sí participó en la huelga del 8-M, aunque más adelante puntualizó: "Estuve en el manifiesto de periodistas".

Y el tortazo que le preparaba Risto fue de aúpa: Lomana predijo en 'El programa de Ana Rosa' que no estaba a favor de la huelga, que ésta iba a ser "minoritaria" y explicó que ella es partidaria de "otro tipo de iniciativas que no dividan a las mujeres". Claro: desconoce Lomana que las conquistas feministas, como todas, se consiguen a gorrazos o no se consiguen.

6- Reculando hasta la broma

Con la hemeroteca dejándola en ridículo, Lomana no sabía por donde salir: del sí estuvo en el 8-M y denuncio que tenemos un techo de cristal pasó a solo estuve en la convocatoria de periodistas. Tras ver como se quedaba en fuera de juego por su lamentable pronóstico, tuvo que seguir reculando: "No era partidaria de parar 24 horas" (¿era cuestión de horas o de parar?). Y para salir del charco lo quiso hacer con pirueta cómica, pero claro, el chiste no entró y si se toma en serio es para preocuparse: "El paro de Ana Rosa fue decisivo". ¡Pobre Ana Rosa! Finalmente siguió la periodista: "En el manifiesto se mezclaron otro tipo de conceptos" como el "capitalismo".

7- "Hay mujeres machistas"

El 'Chester' se equivocó en uno de los temas abordados: rescataron unas imágenes de María Antonia Iglesias en 2009 en las que sugería la dimisión de Lomana en Antena 3 Noticias por casarse con un ex ministro, Josep Piqué. Risto se equivocó comprando un discurso machista, pero Gloria también erró al calificar a María Antonia de "machista", cuando seguramente ese discurso lo sea, pero tendría complicaciones para ponerse al nivel feminista de la ex jefa de informativos de TVE (QDEP). Es evidente que la relación sentimental de Lomana con el recordman español en acceso a puertas giratorias le ha podido beneficiar en momentos clave, pero también le ha podido perjudicar en otros asuntos. Y estamos en un momento en el que las televisiones tienen que dejar de utilizar este tipo de mensajes.



Comentarios