Público le recuerda a Roures que se granjeó "docenas de enemigos a las puertas de Fogasa"










Juan Carlos Escudier es el mejor articulista de la prensa española (junto a Gregorio Morán) y escribe en Público, cuyas bochornosas cenizas manchan todavía a su fundador, enterrador y recomprador, Jaume Roures.  Este portal se ha convertido en una de las referencias con una estructura liberal (apenas treinta periodistas y varios medios asociados, entre los que destaca CTXT), media docena de plumas brillantes (Escudier, Vicenç Navarro, Pascual Serrano, Aníbal Malvar, Garzón o Monedero), un equipo de investigación anticloacas (con Carlos Enrique Bayo a la cabeza), un hermano audiovisual con contenidos no aptos para la TDT ('En la frontera', 'No te metas en política' o 'Público al día') y algunos silencios interesados para no dañar jugosos negocios a Mediapro (la TVE de José Antonio Sánchez, la Casa Real o el CNI).

Y decimos que Escudier es el mejor articulista de la prensa española porque retrató como nadie a Florentino Pérezporque salió en defensa de Paco Frutos ante el catalanismo más irracional y porque se ha atrevido este fin de semana a meterle el dedo en el ojo al que le paga la nómina: Jaume Roures, también conocido como "El Chino" por la operación con Orient Hontai y sobre todo porque es "comunista en esencia, pero capitalista en la práctica" (en feliz metáfora de Rubén Arranz).

Escudier explica en "El abuelo Roures" que "escribir de quien te paga es complicado porque en cuestión de una línea se puede pasar de pelota a traidor, aunque no se quiera ser ni una cosa ni la otra. Lo es más si se tienen pocos datos del personaje porque las copas de Navidad no dan para mucho y no es cuestión de someter al dueño a un tercer grado con la boca llena de canapés. De Roures sabe uno lo que todos: que es millonario y dice ser trotskista, que tiene los derechos del fútbol y como poco un Picasso, que produce películas, que es socio de otro conocido trotskista como Juan Abelló, pero que dejará de serlo cuando firme la venta de la mitad de Mediapro a unos chinos con posibles, y que abona religiosamente las nóminas, aunque a veces no lo hiciera y se granjeara unas docenas de enemigos a las puertas del Fogasa. Recúrrase a la hemeroteca para añadir más bondades y pecados al perfil". Amén.

Leer más: Jaume Roures, de enemigo de Mariano a protegido por Rajoy






Comentarios