Los veinte muertos en el armario de Salvador Sostres










Salvador Sostres se ha convertido por méritos propios en una de las firmas más despreciables dela prensa española. Allá va un repaso a su controvertida trayectoria:

1- Odio al castellano

En diciembre de 2005 publicó en Avui que "en Barcelona queda muy hortera hablar en español, yo solo lo hablo con la criada y con algunos empleados. Es de pobres y de horteras, de analfabetos y de gente de poco nivel hablar un idioma que hace un ruido tan espantoso para pronunciar la jota".

Siete años después explicó en La Gaceta que el citado texto "fue escrito en tono de broma como respuesta a tantos otros que hacían burla del catalán. Por eso me sorprendió -y me pareció de poco fair play- que se liase la que se lio. Porque se lio. ¡Si hasta Los Angeles Times lo reprodujo! Dicho esto, guardo de aquel artículo tan chorra un cariño enorme".

2- Las mentiras

Pero no había broma porque lo que la mayoría desconoce del artículo es que iba acompañado por algunos datos: "Renta per cápita de Noruega, 36.600 dólares; Dinamarca, 30940; Islandia, 29.750. Tres países riquísimos, con economías internacionalizadas y lenguas más pequeñas que la nuestra pero que las hablan sin complejos. Contra esta absurda creencia de que el catalán nos cierra puertas, estos datos sobradamente elocuentes de si sirve o no sirve una lengua minoritaria. En cambio en el maravilloso mundo hispánico la pobreza es el único dato. La media de los 13 principales países americanos que tienen el español como lengua, desde Argentina, Chile y Méjico hasta Nicaragua, Honduras y Ecuador, es de 6.209 maltrechos, dólares de renta per cápita".

3- Desprecio a Andalucía

Enric Vila criticó en un artículo a los inmigrantes que no hablaban ni entendían el catalán. La lluvia de palos fue inmensa, pero ahí estaba Sostres para dejarle pequeño: "El doctor Vila escribía ayer o anteayer un artículo que me parece que se hará famoso sobre las camareras o los taxistas que vienen de fuera y que trabajan de cara al público sin saber catalán y sin ninguna voluntad de aprenderlo. De todo lo que decía el doctor, me interesa sobre todo subrayar el concepto de los 'países de mierda' de donde toda esta gente proviene. Primero fue la Andalucía de mierda, y después Ecuador, Bolivia, etcétera, de mierda de donde proviene la inmigración actual".

Y añadía: "Exactamente lo que Enric explica en su artículo: países de donde la gente debe huir porque no han sabido dotarse de condiciones de vida mínimamente dignas. Esto es un país de mierda, o una mierda de país, dilo como quieras. Pero de mierda, mierda. Una gran mierda, por dejarlo claro. Y encima, todavía te encuentras al taxista que te dice que en su país era profesor universitario y que ganaba no sé cuántos pesos, y que si no fuese por la inmigración, Catalunya se moriría de hambre. También nos lo dijeron los andaluces: 'Nosotros levantaremos Catalunya'".

Remata: "Los que os moríais de hambre érais, vosotros, desgraciados. Y por esto dejásteis vuestra tierra y vinísteis aquí, a que os diéramos de comer. Para tener la oportunidad de un trabajo y para que os pagáramos la escuela de vuestros hijos y, a toda la familia entera, la libertad. Por lo tanto, arrogancias, las mínimas. Si tan profesor eras en tu país, ya puedes volver. A mí no me estorbáis, en serio, y bienvenido seáis y que la vida os dé un largo camino. Pero, claro, hay unas normas: y las normas son tan simples como el agradecimiento, y por tanto, la mínima educación de aprender nuestra lengua, para que, además de pagarte la escuela y los medicamentos, no tengamos que hablar en extranjero para que nos entiendas cuando te ordenamos un café o que friegues los platos. No es tanto pedir, me parece. No es tanto pedir. ¿O es que quieres que funcionemos todos como tú funcionabas, y que nos muramos todos de hambre como a tí te pasaba?".

4- Ridiculización de Asturias

En su odio visceral a España, sin noticias de la Fiscalía, Sostres escribía que "en Asturias notas que, sin tener ningún talento especial, gozan de unas infraestructuras impresionantes que de ninguna manera son fruto de su esfuerzo, sino del nuestro... Asturias cuenta con una gastronomía que, cuando no tiene pretensiones, es grosera, y cuando las tiene resulta fallida; no se nota inteligencia en ninguna parte; todo tiende a un inmenso bostezo, todo recuerda la rudimentaria mediocridad de los mantenidos, la clase de vida que se lleva cuando no tienes que ganártela..".

5- Defensa de la corrupción

Cuando a Jordi Pujol le quitaron la careta de "molt honorable", Sostres volvió por un día a Avui para salir en su defensa: "Somos la primera generación de hijos del presidente Pujol. Somos los primeros que pudimos estudiar plenamente en catalán, y con TV3 aprendimos que el catalán no era un sonido gutural de una tribu, ni el sentimentalismo flatulento de los domingos con la tieta y gracias al presidente Pujol nosotros fuimos los primeros catalanes, después de muchos años y de muchos catalanistas, a los que no les hizo falta ser nada más que catalanes para ser ciudadanos del mundo".

Y acaba: "Yo soy el primero que podría echarle en cara tanto cinismo. Pero me llamo Salvador Sostres, tengo 39 años, soy hijo del presidente Pujol y si hemos llegado hasta aquí fue porque él nos construyó un país allá donde sólo había socialistas acomplejados y españoles, hablando de folclore y autogestión".

Así volvió Sostres a Avui, que dice que lo echó "cuando Mas accedió al poder" pero su despido se produjo un año antes de las elecciones, enésima falsedad de este señor.

6- Misoginia

En 2013 Sostres visitó 'El Gato al agua' de Intereconomía TV para reafirmarse en su idea de prohibir la entrada a las mujeres en restaurantes de más de 100 euros: "La mayor parte de las mujeres no tienen una actitud razonable. Ese afán por compartir platos (...) No tiene que ver con la democracia, sino con las costumbres: el lujo en los restaurantes es un concepto masculino. Tú no veas a grupos de mujeres solas en restaurantes".

En otra de sus defecaciones explicó sobre el género que tantas veces que le ha rechazado: "Pero cuando llega en cambio el verano, todas saben lo que hacer. Y lo que muestran es lo que muestran. "Yo quiero que me valoren por mi inteligencia", dice la chica que no ha escrito nunca ningún libro y toma el sol en tetas. Una mujer es su cuerpo".

7- El macho alfa

En las instalaciones de Telemadrid y cobrando de la cadena pública comentó entre risas de gañán trasnochado sus preferencias sexuales: "Las chicas jóvenes, de 17 y 18 años, 19, es ahí donde está la tensión de la carne, ese punto mágico. (...) Estas mujeres que aún no huelen a ácido úrico... este olor a santidad, que parecen lionesas de crema, limpias, todo dulce... de primer rasurado, que no pica".

8- Desigualdad de género

Otra joya del australopithecus: "La confrontación hombre-mujer es tan estéril como la confrontación entre empleado y patrón; porque los empresarios son los que pagan los derechos de los trabajadores y también porque las mujeres que intentan ser igual que los hombres tienen que saber que, a hombres, siempre vamos a serlo más nosotros y ellas van a sentirse todo el tiempo frustradas".

9- Mujeres, comparsa para el machirulo 

La estrella de ABC explicaba que "el lujo es masculino; pensado por hombres y hecho para hombres. A veces está hecho por hombres que quieren follar con mujeres y por eso se inventaron las joyas".

10- Quitándole hierro al asesinato de una joven

Pedro J. Ramírez tuvo que pedir perdón por un artículo de Sostres, al que sin embargo no despidió: "Un chico normal de 21 años que está enamorado de su novia embarazada es normal que pierda el corazón y la cabeza si un día llega a su casa y su chica le dice que le va a dejar y que además el bebé que espera no es suyo". Pero Salvador no se amilana y por eso le fichó Carlos Herrera para TVE, donde explicó que "el acoso sexual es subjetivo". El programa se pegó un tortazo al igual que 'Mad in Spain', dos programas del siglo XX estrenados el pasado año.

11- Beca Erasmus

Así ve la siniestra mente la decisión de una joven de irse de Erasmus: "¿No te da vergüenza, desalmada? A tu novio no le vas a dejar todavía, ni le vas a contar los detalles, siempre a la espera de cómo evolucione con Mateo, no fuera que te dejara a la primera de cambio y te quedaras sola".

12- Textos delicitivos

En Haití murieron más de 300.000 personas tras el terremoto de 2010. El mundo entero se solidarizó, pero este pájaro mostró su abyección: "Lo de Haití es un drama pero el mundo, a veces, hace limpieza. No podemos vivir todos tanto tiempo y sólo los mejores y los que viven en mejores condiciones perduran. El mundo menstrúa, como así debe ser. No me alegro, de la tragedia de Haití, pero estas cosas pasan y equilibran el planeta".

13- LGTBIfobia

Este gracioso profesional con lamparones afirma que "el lesbianismo no existe. Es una nostalgia, un resentimiento. No sé qué os hemos hecho. Pero en su odio está su penitencia y en cada lesbiana hay un oculto deseo de macho aunque no lo sepa o no quiera saberlo".

Y otro día se puso chistoso tras acudir a una Biblioteca: "Allí estuvimos padres y niños, con el cierto caos que siempre impera en este tipo de reuniones pero manteniendo, dentro de todo, un considerable sentido de lo civilizado. Y una bibliotecaria con ese corte de pelo entre el Ensanche izquierdo y Jarrai, entre el lesbianismo y el PSUC (si es que no fue todo lo mismo), y con el rostro impenetrable por tantas pasiones insatisfechas, iba y venía reclamándonos silencio".

14- Sin derechos para todos

El colaborador de 'Herrera en COPE', emisora de la Conferencia Episcopal, quitaría derechos a todos: "Los niños empezaron a extraviarse el día que empezaron a tener derechos". Y quitando derechos llegamos a: "Escandalizarse por los casos de pederastia y abusos sexuales dentro de la Iglesia Católica es fácil y barato, pero estas anécdotas, aunque graves y aunque deban ser castigadas, no pueden ser una enmienda a la totalidad a la mayor oenegé del mundo".

En otro momento afirmó: "Los animalistas no son independentistas. Los animalistas son unos memos. Porque sólo un memo puede creerse que un animal tiene derechos".

15- Homofobia

Aquí van algunas fechorías que ha vomitado en la prensa madrileña conservadora: "Los niños necesitan a su padre y a su madre, y que dos homosexuales quieran ser padres demuestra que necesitan más amor del que están dispuestos a dar. Si algo entendieran de cómo es la vida en realidad, y que el amor se basa en la generosidad aunque esta generosidad nos aleje del capricho, no habría homosexuales intentando ser padres porque todos habrían entendido sus limitaciones en este particular. Lo más generoso es, no pocas veces, renunciar".

Sobre el World Pride tampoco está de acuerdo: "El desfile del orgullo gay no es ninguna demostración de libertad, sino un penoso espectáculo de incontinencia y degradación que denigra, sobre todo, a tantas personas homosexuales, inteligentes y de buen gusto, que de ninguna manera se pueden sentir representadas por esa tropa de locas y que seguro que se sienten ofendidas por la posibilidad de que alguien pueda asociar su condición sexual con este tipo de actuaciones".

16- Tomando de su propia medicina

Hace unos días psicoanalizó a Roures y afirmó que era rojo porque había crecido en una familia desestructurada. Que no es la única, tal y como hemos visto en una reciente confesión de Sostres:  "La separación de mis padres me pilló con trece años y quise tomar partido. No es que la fuerza de mi amor materno irreversiblemente me empujara hacia algo inevitable, sino que quise opinar y este ímpetu fue mi ruina. Era la edad de matar al padre, o la edad en que yo necesité hacerlo; y también la edad en que de alguna manera, sentí el furor de encarnar alguna causa justa y encarné la de mi madre. Es esa necesidad de épica que tenemos tantos catalanes, y que no suele conducirnos a ninguna parte. ¿Qué sentido tenía tomar partido? Eran mis padres. Nadie me hubiera echado en cara que me quedara quieto y callado, aunque desde luego ese no era ni es mi estilo".

Y añadió: "Y yo no tenía ninguna queja contra mi padre, ninguna experiencia negativa de él ni con él. Mi madre me contó algunas cosas espeluznantes, pero lo cierto es que yo nunca las vi, ni las noté. No puedo decir, y no lo digo, que yo notara que mi familia tenía problemas, o que mi padre los tenía, por ser más exacto, porque de cara a mi hermana y a mí, mientras vivimos juntos, supo siempre mantener la compostura". ¿A alguien le parecería razonable que se sostuviese que Sostres es de derechas porque creció en un hogar donde pudo haber situaciones de malos tratos? Pues eso.

17- Al sol que más calienta

En 2009 afirmaba que estaba orgulloso de colaborar en El Mundo siendo independentista y taurino. Ha llovido desde aquello y años después ha querido absolverse: "Yo creí que se podía articular un movimiento de derechas en Cataluña, con sentido de poder y de Estado y que tuviera un cierto interés y ser útil para Cataluña, pero es imposible. Cataluña ni quiere ser un Estado ni quiere tener sentido del poder, solo quiere hacer el indio y una especie de revolución inconcreta que no se sabe adónde lleva. No hay densidad ni masa crítica para construir nada que no sea una provincia".

Sostres afirma que nunca votaría a la izquierda, pese a haber pedido públicamente el voto al socialista Jordi Hereu, y también niega el "España nos roba": "No. Eso es una mentira. España es un Estado que tiene un sistema de recaudación de impuestos muy similar, por cierto, y probablemente más generoso que el que tendría un Estado catalán. Utilizando su terminología, seguramente España robaría mucho menos que Cataluña". Años atrás sin embargo no tenía la misma opinión: "Cataluña hablando catalán y a pesar del espolio fiscal infringido por una España que no tiene ni la decencia de publicar las cifras del robo tiene una renta de 26.420 dolares".

¿Provocador? Él lo niega: "Digo y escribo lo que pienso y no tengo ningún gusto por la polémica. Otra cosa es que la gente se escandalice o no; están en su deber y en su derecho, yo eso no lo puedo controlar. A veces, eso sí, me sorprende que cosas que me parecen obviedades causen tanto estupor en alguna gente. Será que muchos cerebros están podridos de corrección política y pensamiento buenista".

18- Desagradecido

El autor de 'Sóc Convergent: i què?' apareció en el plató de 'Crónicas Marcianas' en diciembre de 2004 con una nariz de payaso. Xavier Sardà, malo como el veneno, le dijo que se parecía a Alfonso Arús, jefe de Sostres en 'Arucitys'. Y al día siguiente Angie Cárdenas llamó al tertuliano: "No queremos compartir colaboradores con Crónicas Marcianas porque el Sardà os aprovecha por insultarnos".

Según Sostres, tenía con Arús una buena "relación personal, interferida constantemente por una esposa retorcida, histérica y ordinaria como ella sola". Pero lo peor que protagonizaron Sardá y Sostres fue mofarse en directo de la "mierda" de corona de flores que habían enviado los Arús al entierro de Joan Ramón Mainat. Bochornoso.

19- Dudoso intelectual 

Sostres fue capaz de escribir que "Labordeta fue siempre un buen hombre. Un buen hombre totalmente equivocado, pero un buen hombre. Su puño cerrado y en alto del que tanto presumía fue siempre un escarnio a los millones de muertes que su ideología ha causado. Sus canciones van a sonar por última vez el día de su funeral y tal vez en algún documental de La 1 cuando dentro de muchos años vuelvan a mandar los socialistas".

En Jot Down Sostres dejó semejante titular: "He ido más veces a elBulli que libros he leído". Y sobre cine también demostró sus grandes conocimientos: "No soy un entendido en cine. Me gusta Disney. Me gusta muchísimo Bambi. Y no puedo soportar —aunque parezca una contradicción con lo de Bambi— las películas de mucho llorar, ni las que acaban mal, ni las películas tristes. Esta pedantería de cierto cine que se basa en la presunción de que si no es triste no es profundo, me parece completamente estúpido. Clint Eastwood es un hijo de puta". Sostres a lo Belén Esteban: el orgullo de la incultura.

20- Mentiras en portada

Hace unos días ABC hizo el ridículo sacando en portada una exclusiva de Sostres: Anna Gabriel se había fugado a Venezuela. Pero en realidad está en Suiza. También fabuló con una conversación con Guardiola que acabó con desmentido del FC Barcelona. O incluso inventó por encima de sus posibilidades sobre Isidro Fainé y una supuesta comida con Benach. Pero Dabiz Muñoz le retrató. El cocinero explicó que Sostres solo hablaba mal de él porque no le invitó en su restaurante, enésimo detalle delicioso de este Torrente en carne y hueso.

Leer más: Los veinte muertos en el armario de José Luis Moreno

Leer más: Los nueve muertos en el armario de Eduardo Inda






Comentarios