La infame cacería contra Jaume Roures










Algún iluminado de la Guardia Civil se ha sacado de la manga un dossier en el que se relaciona a Jaume Roures con "el comité estratégico" del 1-O situándolo como "elemento capital para la difusión del mensaje independentista". ¿Y el delito? No lo veían ni en 'El Cascabel', que anoche parecía un programa civilizado y ecuánime.

Hace varios meses lo avisamos. Hay mucha gente que le tiene ganas al productor por una razón: no se casa con nadie. Porque Roures es el único empresario milmillonario capaz de desvelar que vota a Podemos y que quiere un referéndum den Catalunya. Es el único que se atrevió a denunciar a las cloacas de Interior en un documental firmado por él mismo. Y el único que no le ríe las gracias al Sistema y que va por libre.

Por eso OK Diario lleva articulando una machacona campaña de desprestigio contra su persona. Por eso desde Libertad Digital y otros medios de extrema derecha se le pide a Florentino Pérez que le quite la producción de Real Madrid TV. Y por eso algunos quieren cobrarse su cabeza tras haber pronosticado hace una década que se ahogaría entre deudas futboleras y el adiós de Zapatero a La Moncloa.

Pero Roures no se ahogó: Mediapro es la empresa número uno en logística con un cuasi monopolio a nivel nacional, Imagina es un referente internacional en compra-venta de derechos deportivos, este imperio ha sido el grupo audiovisual español que más facturó en 2014, 2015 y 2016, por delante de Mediaset, Atresmedia o Movistar, y va camino de repetir lo propio añadiendo el resurgir de Globomedia con la renovación de Daniel Écija y las repescas de Javier Olivares y Fernando González Molina.

Ojo, que no decimos que Roures sea un Santo: se comportó de forma infame en el cierre de Público, sus socios siempre acaban cojeando (que se lo digan a los de Televisa), torea a barones, antes llamados caciques, en la España interior (véase lo que factura K-2000, eternamente ligada al PNV militante, a ETB; sus fichajes de ex políticos valencianos para la resurrección de la autonómica; sus acuerdos en Andalucía; o las relaciones de algunos de sus directivos con algunos golfos de la FIFA).

Pero Roures siempre sale vivo y anoche demostró su pachorra en TV3, cadena a la que acaba de denunciar (recuerden, no se casa con nadie). Por eso es uno de los principales proveedores de la TVE del PP, partido que pedía su cabeza en la etapa de ZP. Por eso se ha convertido en un suministrador privilegiado de la nueva Telemadrid (hat-trick y ya le ha vendido el cuarto producto a José Pablo López tras linchar al aguirrismo). Por eso fue capaz de humillar a la Generalitat pepera en 'La estrategia del silencio' tras haber hecho negocio con Canal 9 con la Fórmula 1, evento que en el citado documental se denunciaba como despilfarro, o haber hecho negocio para la misma autonómica con la cobertura de la visita del Papa a Valencia, que era ridiculizada desde Público.

Sea como fuere, esta es la enésima campaña vengativa contra Roures. La intención es desactivar la libertad de expresión y de reunión con este productor y reactivar la Ley de censura o incluso implantar una de pensamiento, aunque ni el productor sea independentista ni haya pruebas para encausarlo. El magnate lo único que hizo, una vez más, fue conseguir grandes contratos para el hermético Mediapro, son solo negocios y no se crean todavía lo de los chinos, mientras su conciencia e ideología se lee en Público, son solo ideas...

Leer más: Sobre la venta de Mediapro









Comentarios