El punto flaco del imperio Roures










Hace una década todos los gurús mediáticos pronosticaban una lenta y dolorosa muerte a Jaume Roures, mandamás del holding de la comunicación que más factura en España por delante de Prisa, Atresmedia y Mediaset. Este hito lo ha logrado Imagina por tercer año consecutivo tras ver pasar por su caja 1.536 millones de euros en 2016. Cierto es que no es lo mismo la facturación que la rentabilidad y que más del 72% de este montante procede de la compra-venta de los derechos deportivos, terreno en el que Roures es rey absoluto en la última década.

Pero Roures, al que se se le presume una gran influencia política por haber organizado la cena Iglesias-Junqueras, por haber montado el Centro Internacional de Prensa el 1-0 y por mostrar sus simpatías en público hacia Òmnium Cultural y Podemos, lleva un lustro sin marcar la agenda política.

Porque Público sin papel es menos Público y porque en La Sexta produce pero no marca la línea editorial. ¿Qué le queda a Roures para influir políticamente? Una escuálida división cinematográfica (de donde salió el estimable 'Las cloacas del Estado'), un portal que no lidera los rankings de popularidad, y cero cadenas informativas en el ahora repleto y narcótico ramillete de la TDT. Este es sin duda el punto flaco del imperio Roures, que ahora intentará impulsar Público TV de cara al año venidero.

Leer más: Jaume Roures cambia sus clientes de cara a 2018



Comentarios