Javier Ayuso denuncia cómo Villarejo confeccionó un ejécito periodístico










Javier Ayuso denunciaba ayer en El País que cómo ex comisario Villarejo consiguió confeccionar una cuadrilla mediática periodística de amigos con los que jugaba sus cartas desde la cloaca: "El excomisario José Villarejo, Pepe para los que él llama sus periodistas infiltrados, no se anda por las ramas. Así me lo hizo saber en marzo de 2015, cuando le fui a ver para contrastar algunos datos de la investigación que llevaba varios meses realizando sobre su entramado empresarial.
Este policía divide a sus conocidos en tres categorías: troncos (o sea, colegas, amigos), chungos (enemigos, desconfiados) y choros (chorizos, delincuentes). De entrada, quiso hacerme tronco suyo; seducirme con su estilo campechano y gracioso y convertirme en uno más de una red a los que entrega información (real o falsa) a cambio de buen trato y de actuar cuando él lo diga. Cuando comprobó que yo no era de esos, pasé a ser un chungo y me lo hizo saber. "Si publicas eso voy a ir a por ti", dijo con violencia. Aunque debió pensar que yo le estaba grabando (él lo graba todo) y, añadió, "judicialmente hablando, claro"".

El número dos del periódico de Prisa añade: "Y, al cabo de los meses, pasé a la tercera categoría, la de los choros. Por lo menos, eso intentó con las innumerables querellas y demandas interpuestas en los últimos tres años. Hasta ahora las ha perdido todas y, lo que es peor, no ha conseguido que dejara de investigar unas actividades que han acabado con sus huesos en los calabozos de la Audiencia Nacional, acusado de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales. Él mismo se convirtió el viernes oficialmente en un choro". También Ayuso se atreve a señalar a Mauricio Casals como "protector de Villarejo": "Aunque con el tiempo, el comisario se fue exponiendo más en su carrera alocada por conseguir un mayor patrimonio antes de la jubilación. Por eso se arriesgó más de la cuenta para salvar a un gran amigo, el empresario Adrián de la Joya (que cierra el triángulo de amistad con el editor de La Razón y consejero de Atresmedia, Mauricio Casals, gran protector de Villarejo) y decidió grabar ilegalmente una conversación entre policías y agentes del CNI que le ha llevado al banquillo de los acusados en el Juzgado de Instrucción 2 de Madrid. También parece que se aplicó con más celo del permitido para solucionar un problema que tenía el empresario Javier López Madrid (yerno del dueño de OHL, Juan Miguel Villar Mir) con la doctora Elisa Pinto. La dermatóloga le acusa de apuñalarla. Ambos casos siguen abiertos". 

Leer más: Los 7 actores mediáticos implicados con Villarejo, rey del juego sucio e íntimo de Inda


Comentarios