El adiós de Cebrián, el patinazo de Herrera y el reposicionamiento de Ferreras










Fin de semana informativamente frenético en el sector mediático. Empecemos por el final o prejubilación de Cebrián, que dicen que cayó como capo del papel tras 72 horas de infarto en las cuales no faltaron una merienda en Moncloa y un desayuno en Zarzuela, siniestros palacios cuyos cimientos han sido salvaguardados a cambio de rescate por el soberbio periodista travestido en ridículo empresario, educadamente retratado por el representante del principal accionista de Prisa.

También dice adiós, en este caso a la televisión, Carlos Herrera. Y es que TVE ha retirado '¿Cómo lo ves?' tras un mes de emisión y dos millones de euros tirados a la basura. Sus infames audiencias y sus acertadas críticas por unos contenidos desfasados han obligado a la cadena pública a retirar el show, aunque la estrella de COPE se empeña en utilizar un inexistente "cese temporal de la convivencia" para evitar la palabra "fracaso absoluto": "Sólo tengo palabras de gratitud para RTVE por su confianza. Si los resultados no acompañan, el trabajo se acumula en radio y el día supone un hándicap personal lo mejor es acordar un amable cese de esfuerzos. Es un honor haber trabajado con compañeros a los que admiro. Gracias". No dice nada Herrera sobre sus compañeros de Trece, que se recreaban así con el vídeo de "La Manada": "Se ve de nuevo a la presunta víctima inclinada siendo penetrada por detrás por Jesús Escudero, el peluquero. Según este informe se verifica que la chica permanece con los ojos cerrados. El perito indica que ella es agarrada por el pelo y es obligada a abrir la boca para que le introduzcan los penes".

Mediaset por su parte sigue con los charcos y ha anunciado que renuncia a emitir el Mundial de basket 2019 por un conflicto entre FIBA y Euroliga, porque dicen que los derechos "fueron adquiridos fundamentalmente por el atractivo de un combinado nacional avalado por los grandes éxitos deportivos cosechados en los últimos años". Mediaset muestra su "perplejidad ante la situación en que queda la disputa de la primera jornada de partidos clasificatorios del Campeonato del Mundo de Baloncesto".

Esta disputa conlleva que la selección "no pueda contar con dichos jugadores como consecuencia de los compromisos que estos tienen con sus respectivos clubes pone en riesgo su clasificación para la fase final de la Copa del Mundo de Baloncesto FIBA 2019", situación que "devalúa el carácter competitivo de estos partidos clasificatorios y el interés de los aficionados y telespectadores". Con este movimiento Vasile da un volantazo insólito en el utiliza como rehenes a los aficionados del basket, hartos de las estrategias y narraciones de Mediaset, para salvaguardar su inversión, eso sí, despreciando de paso a los jugadores que no sean estrellas. Es como si mañana renuncian al Mundial de fútbol porque se lesionan Ramos y Cristiano...aunque con el fútbol no se atrevería.

También este fin de semana hemos visto que Amazon y Facebook podrían pelear con Roures por los derechos de la Liga, que Godó pierde al director de RAC 1 Eduard Pujol, que fichando por la antigua Ciu demuestra la relación incestuosa entre periodismo y política, y que Ferreras da por concluida la campaña bélica catalana concediendo una entrevista en La Vanguardia, enésimo síntoma de que el director de 'Al rojo vivo' pretende recuperar el cariño perdido dentro de la izquierda política española y catalana tras su controvertida cobertura sobre el procés. Recuerden que el periodista, en modo "amigos para siempre" al igual que La Sexta, ejem, ha fichado en los últimos días al equipo de Mongolia, al de 'No te metas en política', ha emprendido una lógica campaña contra TVE, que secuestra series por motivos ideológicos por valor de 18 millones de euros, y esta mañana ha llamado "Manada" y "neonazis" a los policías municipales madrileños que insultaban a Carmena y a La Sexta en un infecto grupo de WhatsApp.

En la citada entrevista Ferreras se niega a admitir ante Sergi Pàmies que se equivocó en su entrevista a Vicent Sanchís, no hay más que verla, y elabora una comparativa singular cuando le preguntan por Jiménez Losantos: "Mira, yo llevo algunos años en el periodismo y, entre otras cosas, conozco un poco lo que ocurrió en el conflicto entre hutus y tutsis. Y allí había una radio, la Radio Mil Colinas, que se dedicaba a fabricar discursos de odio. Algunos elementos que funcionan ahora en España, creo que minoritarios, podrían forman parte de la plantilla de aquella emisora. Pero ¡qué serían nuestras vidas sin esos personajes que nos difaman y nos insultan! ¿Afecta? Sólo si piensas que hay una mínima parte de gente que puede creérselo (...) Es un fenómeno muy madrileño y no mayoritario. Son generadores de odio con la mentira como bandera. En España, desde 1492, arrastramos una tragedia: hay una veintena de personajes que se reproducen de generación en generación y que sólo tienen un objetivo: odiar a este país".




Comentarios