Telecinco, Ferreras y Catalunya










Telecinco está recibiendo hasta en el cielo del paladar por desconectar informativamente hablando sobre el procés. Es fácil ridiculizar a la cadena de la telebasura, pero Paolo Vasile no quiere ni oír hablar de política por 4 razones:

1- Él tuvo que sacrificar a Luis Fernández como jefe de informativos y al 'Caiga quién caiga' en la época Aznar por las presiones del PP. La intención fue entregar ambas ofrendas a cambio de salvaguardar el negocio marciano de Sardà, cuya cabeza era pretendida por Moncloa.

2- Él tuvo que guillotinar a Cintora cuando era líder de audiencia, a 'El gran debate' cuando lideraba los sábados noche (el pecado era que había analizado la corrupción del PP), y a 'Te vas a enterar' tras emitir un escrache a Soraya. Es decir, Vasile sabe que un PP en el poder es incompatible con un Sistema de libertad periodística, tal y como se evidencia en la manipulación de TVE, en los múltiples cambios de directores de periódicos de papel y en el viraje ideológico hacia posiciones conservadoras de medios antaño progresistas como El País o El Periódico de Catalunya.

3- La televisión es un sector regulado por el poder. Es decir, si un imbécil de turno con despacho en Moncloa quiere joderte el negocio tiene seis instrumentos para hacerlo: multarte de forma arbitraria vía Competencia, hacer que la publicidad regrese a RTVE, entregarle licencias de TDT a tus competidores directos, subirte el porcentaje del canon obligatorio para financiar cine, llamar al Ibex para que te hagan un boicot publicitario cual Pedrojota, e incluso en una situación extrema, decidir no renovarte la licencia de turno.

4- Vasile sabe que la información en televisión la tiene en exclusiva por un decreto invisible de Moncloa una cadena con apariencia progresista, La Sexta, que está en manos de los amigos de Rajoy, Planeta. Es decir, que el siniestro tándem Casals-Ferreras han conseguido consolidar a Rajoy en el poder de dos maneras: agitando Podemos antes de rebajarlo con Venezuela y agitando el procés antes de apagarlo con la banca (antes se habían rebajado con gaseosa la brutalidad policial en el 1-O y el irresponsable mensaje del Borbón).

Es decir, Mariano se beneficia del miedo que infunden los supuestos antisistema cuando los verdaderos cánceres para el Sistema son los chorizos que cobija gracias al indulto de la corrompida justicia. Gracias a esta trama político-económico-mediática Rajoy lleva seis años instalado en el poder. Y en su horizonte no se atisba ni un nubarrón preocupante. Porque la izquierda sigue dividida pese a la corrupción del PP y a los siniestros recortes del Gobierno. Enhorabuena al arquitecto Arriola, al aparejador Casals, al peón Ferreras y al dueño del cortijo, Rajoy.

Y le damos el pésame a Vasile, malo de la película y refugiado en el género más rentable y libre para las garras políticas: el entretenimiento frívolo, mucho más digno que el postureo de Ferreras, que "se porta de cine" mientras funciona "el sandwich" al PSOE a la par que Casals y Marhuenda presionan a la presidenta madrileña, rascan dinero público del Canal de Isabel II y hasta se interesan por el cobro de subvenciones públicas. Eso sí, Casals, Ferreras y Marhuenda tienen mejor percha que Pinedo o Bernard, pobres pardillos que se quedan en aprendices en comparación con algunos "hombres de Estado". Esos mismos "hombres de Estado" que extirpándose los escrúpulos imparten lecciones de democracia sobre Venezuela o Catalunya. Ja. A algunos no nos cuela, pero que estén tranquilos Mariano, Mauricio y Antonio: en el rebaño siguen comiendo sin pensar.











Comentarios

  1. Más razón que un santo. Encima el tema Cataluña les va a dar la mayoría absoluta. Vivimos en un país repugnante. No solo no se indigna nadie por una golpista Guardia Civil que pega a ancianas indefensas en Cataluña, sino que, consideran que se quedaron cortos... Vaya mierda de país. No me extraña que se quieran independizar... No les culpo vamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las puertas están abiertas desde el 39.

      Eliminar

Publicar un comentario