La batalla de Carmen Martínez de Castro por regresar a COPE










Carmen Martínez de Castro se encuentra cada día más sola en Moncloa. Solo la confianza que tiene depositada en ella Mariano Rajoy le hace mantenerse al frente de la Secretaría de Estado de Comunicación. Es un secreto a voces que en los pasillos de Génova se intensifican las críticas por los errores en comunicación tanto del Partido Popular como los del Gobierno. En 2015 el fracaso de las elecciones andaluzas provocó un sonoro debate interno. El año pasado en el PP hubo críticas internas por "la táctica del plasma". Y en estos últimos meses la controvertida política comunicativa del Ejecutivo respecto a Catalunya le podría incluso costar el cargo.

Por eso Carmen es consciente de que a sus 56 años debe buscar en su horizonte laboral un retiro dorado tras su previsible salida del Gobierno. Y la carta que está jugando es acercarse cada día más al Grupo COPE que pilota Fernando Giménez Barriocanal. Recuerden que el fichaje de Carlos Herrera por la emisora episcopal fue leído desde el sector como una operación cocinada y tutelada por Martínez de Castro, que ha sido elogiada en numerosas ocasiones en público por el locutor andaluz.

Y ahora Carmen, desde su confortable y poderoso puesto público (gracias a los 110.000 euros brutos que recibe al año y gracias a los favores que hace por debajo de la mesa), quiere cobrarse los servicios prestados garantizándose su futuro en una emisora en la que fue subdirectora de 'La Mañana' y 'La Linterna'.




Comentarios