Los motivos por los que a Ferreras se le ha caído la careta










Llevábamos tiempo avisando y era como predicar en el desierto. Pero se olfatea en los medios progresistas y en las redes sociales que a Antonio García Ferreras lo han calado. Y ha costado tiempo. Pero él siempre ha ido a la suya: participar en conspiraciones varias que beneficiasen al que le paga su latisueldo. Anteayer fue Prisa, de la que ahora echa pestes. Ayer era Florentino, al que sigue sumiso sirviéndole los medios de Atresmedia como plataforma merengue. Y hace un rato era Roures, al que ahora le niega el pan y la sal, la emisión de 'Las cloacas de Interior' más concretamente. Hoy sirve a los Lara, cuya cabeza visible en Madrid es Mauricio Casals, gerente de un despacho de tráfico de influencias en el Palace. Eso sí, para el Sistema los chantajistas nacionales son dos pobres hombres de la extrema derecha, Bernard y Pinedo, nunca él.

A "El Príncipe de las tinieblas" le interesaba dividir a la izquierda y por eso Ferreras se enfangó en aupar mediáticamente a Podemos. Cuando se asustó Génova y el Ibex por los sondeos que colocaban a Iglesias en Moncloa, Ferreras rebajó con Venezuela a la formación morada. Y en los últimos tiempos ha dado shows deliciosos: de apoyar implícitamente a Susana Díaz a callar sobre los escándalos de Ciudadanos, pasando por rebajar el tono contra Rajoy, aceptar la teoría de la conspiración contra los Mossos o derribar el proceso catalán.

Pero Ferreras sigue con su "más periodismo", eso sí, ya no cuela. Y no cuela porque unas filtraciones judiciales dejaron ver que Casals hacía campañas contra Cifuentes exhibiendo a La Sexta, sacaba pecho porque la cadena verde dividía a la izquierda y admitía que Ferreras se portaba bien por un interesado silencio sobre la corrupción de Ignacio González.

También el director de 'Al rojo vivo' hace de paraguas con lo más nauseabundo de la profesión, Inda y Marhuenda, prima que Rallo y Lacalle vomiten neoliberalismo en 'La Sexta Noche', besa por debajo de la mesa a Villarejo y mima a traidores a su trinchera como Carmona o Llamazares. Todo un genio Ferreras, pero al menos le han quitado la careta pese a que su mujer, con audiencias mediocres, sigue coleccionando proyectos.


Comentarios

  1. Bueno, lo has conseguido. Un lector menos por tus tintes plenamente subjetivos que desvirtuan y convierten algo que podría ser un gran artículo en un panfleto publicitario podemita. Venga, hasta nunca. A volver a vertele y formulaTV. No veas como me molesta, pero ante tu sesgo no queda otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien que utiliza la palabra "podemita" a modo despectivo pide objetividad. ¡Lo que hay que leer! Vuelve a la cueva de la que has salido, y quédate ahí.

      Eliminar
    2. Y alguien que usa "cueva/caverna"?

      xD

      Eliminar
    3. Está claro, el primer comentario es de una ideología de derechas con un evidente complejo de superioridad...

      Eliminar
  2. A mí también me ha defraudado Ferreras, sobre todo por su apoyo descarado a Susana y por la defenestración de Sánchez.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario