El ocaso profesional de Jesús Mariñas










Jesús Mariñas no pasa por su mejor momento profesional. A sus 74 años el cronista gallego vislumbra la jubilación y por ello ha decidido cambiarse de trinchera para exhibir su vida. Lo hizo hace algunos días en una exclusiva para Diez Minutos y este fin de semana remató la exposición en 'Sábado Deluxe'. Lejos quedan los tiempos en los que intimaba con Rocío Jurado o Julio Iglesias, saltando de Marbella a Ibiza siempre pendiente de sus textos periodísticos y sus diretes en 'Protagonistas'. Mariñas no se cortó y a preguntas de Jorge Javier Vázquez explicó su relación con Elio, 20 años menor que él, señaló su sufrimiento tras su cáncer de piel, desveló que no tuvo el coraje de explicarle su orientación sexual a su madre y se negó a señalar la lista de amantes famosos que pasaron por sus sábanas, cuando tiempo atrás insinuó o afirmó haber tenido relaciones con Rafael Amargo, Ricardo Bofill y Vicente Parra.

También tuvo tiempo para recibir un mensaje sorpresa de Cristina Cifuentes, ya saben que algunos se empeñan en defender las políticas que les discriminan, de señalar con serenidad que la muerte podría ser para él "una liberación" y explicó que rompió a llorar en la despedida de '¡Qué tiempo tan feliz!' porque no veía futuro en el campo profesional. Recuerden que el periodista también perdió hace algunas semanas sus colaboraciones semanales con la revista Tiempo, por lo cual solo mantiene su colaboración regular con La Razón. No explicó Mariñas sus excesos laborales: en el 87 le condenaron a pagar 2 millones de pesetas a Clemente por señalar en la radio que la mala relación del técnico con Sarabia se debía a un lío de faldas. Al año siguiente Luis del Olmo, que no tuvo más remedio que pagar el citado rejonazo judicial, lo despedía: "Hace meses que Mariñas daba un trato poco riguroso a sus informaciones, por lo que en más de una ocasión me he tenido que presentar en el juzgado de turno por su causa. Como él es insolvente, hace poco he tenido que depositar dos millones en un juzgado. Yo hago radio y no me apetece estar permanentemente en los juzgados".

En el 90 le condenan junto a Época a pagar 20 millones de pesetas por descalificar a Marta Chávarri, al año siguiente Camilo José Cela le arrea un puñetazo en un sarao veraniego, en el 98 le condenan a pagar 5 millones de pesetas por un artículo sobre María Luisa Meseguer, e idéntica cantidad en 2006 a Cayetano Martínez de Irujo por haber dejado caer lo que supuestamente consumía. Su lengua viperina le ha salido cara, pero también le ha garantizado durante muchos años ganar un dineral al lado de María Teresa Campos, Luis del Olmo o participar en 'Tómbola', donde facturaba 6.000 euros por noche. Eso sí, a Mariñas no le ha temblado el pulso a la hora de elegir su camino: en 2002 se negó a estrenarse en 'Crónicas Marcianas' tras haber comprobado como Sardà precocinaba el temario, en 2004 rechazó una oferta de Telecinco para irse junto a la Campos a Antena 3, y en 2007 desoyó los constantes cortejos de 'La Noria', ya que Adrián Madrid se obsesionó con su incorporación. En 2013, tras unos años en Antena 3 donde no dejó de perder brillo, volvía a Telecinco sin callarse que Susanna Griso no era "ni amable ni simpática" y que DEC "era una caricatura de lo que fue". Pero en 'Sálvame' no se sintió cómodo, tal y como reconoció este sábado, y rechazó mantener colaboraciones tras un año de relación "porque me ofrecían menos dinero y menos días". Ahora Mariñas ha jubilado el látigo que le hizo célebre,


Comentarios