La infamia moral de Alonso Caparrós










Alonso Caparrós fue un niño de papá, enchufado por éste en el universo Campos, donde pesaban más los apellidos que el talento. El presentador tocó la gloria con 'Furor' y posteriormente se zambulló durante dos décadas en el infierno de la cocaína, protagonizando cual juguete roto peripatéticos pasos por '¡Mira quién baila!', 'La Granja' y 'Gran Hermano VIP'. Tras su paso por el reality-show de Telecinco, Caparrós se embolsó 50.000  en 'Sábado Deluxe' euros por desvelarcon pelos y señales su drama. Esta entrevista fue muy valorada por Jorge Javier Vázquez y por La Fábrica de la tele, que le premió con una segunda entrevista, en este caso con su hija Claudia como protagonista, y como tertuliano metido con calzador en algunas entrevistas.

Este sábado Alonso no tuvo mejor ocurrencia que citar a su padre, el mítico Andrés Caparrós, primera espada radiofónica durante años, para montarle una encerrona y humillarle de un modo vomitivo. "Estás quedando mal, hijo". Con estas lacónicas palabras el veterano locutor de 71 años miraba con tristeza a su hijo, fuera de sí y todavía fuera de juego por la medicación. Pero Alonso decía que su adicción es agua pasada y que el problema no lo tenía él, sino su padre: "Por mucho que saques el tema de los políticos, la realidad es que (el problema) gira entorno a ti. Mamá lleva veinte años medicándose, hemos tenido que vender casas porque te persigue Hacienda y la Junta de Andalucía. Durante 10 años hemos estado padeciendo situaciones que se han dado porque en ningún momento hemos dicho basta ya. Mi padre está muy equivocado con el tipo de conversación que quiero tener con él. A ti esta profesión te ha hecho mucho daño, te has perdido a tus hijos por perseguir el éxito, el aplauso. De lo que se trata es de que reacciones de una vez, papá, de que te des cuenta de lo que has hecho. No quiero saber nada más de ese Andrés Caparrós que piensa que el mundo debe doblegarse ante él, suicida a ese Andrés Caparrós. Mamá está enferma, muy enferma, y no es el páncreas, es el estrés, todo lo que lleva dentro y quiere liberar, y tú sigues en el despacho. Mamá un día se va a morir y tú no te vas a enterar porque estás metido en el estudio".

El padre toreaba a su disparatado hijo con silencio y dolorosa educación, pero su mujer fue más vehemente y entró por teléfono para cortar la encerrona: "No es justo que nos ataques. Tu padre no ha estado mucho, pero habéis tenido una vida por la que tendrías que estar agradecidos. ¡No he convencido a tu padre de que vaya ahí para que le humilles así!". "No recuerdo haber visto un momento tan tremendo en TV", decía Jorge Javier, solidario al igual que sus compañeros con Andrés, que tuvo que soportar tan amargo trago en una noche que supuso el entierro televisivo definitivo para su hijo Alonso.

Comentarios