La emisión de 'Las cloacas de Interior' acaba con protestas por censura










Las televisiones públicas de Catalunya e Illes Balears, TV3 e IB3, estrenaron anoche el documental 'Las cloacas de Interior'. Tal y como señala La Vanguardia en su edición digital, en Twitter hubo ciertas protestas porque la obra no se pudo ver a través de la página web de la Corporación de Medios Catalanes. Pero la web de TV3 carecía de los derechos de emisión de esta obra, que se pudo seguir anoche por Youtube:


Las cloacas de Interior

Jaume Roures, distanciado de Ferreras y Atresmedia por su decisión de no emitir en La Sexta el documental que produce y dirige, se puso manos a la obra hace unos meses tras salir a la luz a través de su periódico, Público, los audios que demostraban la Operación Catalunya tutelada por Rajoy y perpetrada por Jorge Fernández Díaz, Daniel de Alfonso, Jorge Moragas y el Comisario Villarejo, convenientemente dosificada por El Mundo antes de las elecciones de 2014. Recuerden que aquella cita acabó con Pedro J. Ramírez jactándose de haberla ganado  tras haber publicado una información falsa sobre Xavier Trías, firmada por Inda y Urreiztieta, que se cruzaron 200 llamadas con la cúpula policial en los dos meses previos a las catalanas.

La Catalunya político-mediática

Recuerden que tras el triunfo de Jordi Pujol en 1980, gracias al pacto con Adolfo Suárez, se produjo una dura reacción por parte de la izquierda y derecha política madrileña. Su poder era insoportable en algunos círculos y en 1984 El País destapó el Caso Banca Catalana, tema con el que el pujolismo se envolvió en la bandera para eludir responsabilidades. Pero Felipe González levantó el pie y El País acabó abriendo una sucursal en Barcelona tras olvidar el caso, tema del que Juan Luis Cebrián dice arrepentirse en sus memorias. Tras la caída de UCD, la derecha de Fraga también pactó con Pujol: el "molt honorable" financió la AP barcelonesa de los Fernández Díaz tras ser elegido "hombre del año" de ABC antes de que Anson abriese una vía de negocios catalana con Mauricio Casals como hombre fuerte.

Pero Pujol nunca perdía: de hecho las grandes fortunas de la capital de España apadrinaron su fallido salto a Madrid en 1986 con la famosa Operación Roca, con la que prometía "una derecha liberal, europea y civilizada". Desde entonces Pujol fue considerado un hombre de Estado, tal y como demostró al esconder el independentismo, al apuntalar al último Felipe González, acosado por la corrupción y los GAL, y al impulsar la llegada de Aznar a La Moncloa. Más tarde Pujol se jubiló y Zapatero pactó con su heredero político, Mas, el Estatut de Catalunya. La reacción cavernaria madrileña ante este estatuto provocó un aumento del independentismo en Barcelona, por lo cual Ciu olvidó los pactos de estabilidad, gracias a los cuales Pujol robó durante décadas, y cortó amarras con Madrid para apostar por la independencia a través de acciones políticas legítimas, manipulación de medios públicos y subvenciones a medios privados.

Ahí es cuando el Gobierno de Rajoy comienza a utilizar la maquinaria pública de policías, ministerios, cloacas y medios de comunicación para derribar el proceso con verdades, la de Pujol, y con mentiras, la de Trías. Pero la operación no les salió gratis y Fernández Díaz se quedó sin ministerio tras airear Público los ya famosos audios. Ahora Roures, volcado con el tema tras haberse atrevido a firmar el documental y premiado por TV3 con sus nuevas tardes, ha apoyado el manifiesto de la plataforma Òmnium en favor del referéndum de autodeterminación. Es evidente que esta obra no eclipsa la corrupción de los Pujol o el posible interés de Roures, pero lo cierto es que 'Las cloacas de Interior' evidencia el derribo de procesos políticos democráticos y legítimos por vías mafiosas, síntoma de la falta de libertad que se sufre en el Estado español.







Comentarios