Guerra abierta entre Pedrojota y Mauricio Casals






La redacción de El Español salió de su placidez informativa, entre trifulcas internas y negociaciones con otros portales para inflar artificialmente su tráfico, para ponerse en cabeza sobre la información relativa a la Operación Lezo.

Pedro J. Ramírez, que tras cuatro décadas marcando la agenda política solo reaparecía en la prensa rosa, se zambulló de lleno en desvelar unas conversaciones telefónicas que dejaban clara la profesión real de Mauricio Casals, "conseguidor de Planeta" según El País, y la profesionalidad de Francisco Marhuenda. 

El director de La Razón se revolvió contra Pedrojota, primero a medias y luego a enteras, desde los micrófonos de La Brújula: "Me sorprende que nos hayan atacado como nos han atacado, dando por bueno que damos noticias falsas. Que digan alguna. Algún medio, que no voy a citar, de quien tenía una piscina y me llamó para no dar nada en el periódico, se ha tratado de vengar (...) Pedrojota no me ha llamado después de lo que ha publicado sobre mí. Y no le costaba nada. Antes que periodistas más o menos importantes somos personas. Yo no voy a hablar mal de Pedrojota. Allá su conciencia". 

Ramírez prefería apuntar a Casals desde su editorial dominical. Así se venga de su ostracismo informativo durante dos años mientras La Sexta promociona OK Diario: "Casals mantiene en definitiva un circo con tres pistas: en la de Antena 3 da satisfacción y respetabilidad a la España conservadora, en la de La Sexta otorga proyección a quienes aspiran a destruirla y en la de La Razón pasa la factura por no permitir que esto suceda, aplicando técnicas similares a las del presidente de Ausbanc y sus secuaces. Hay una única gran diferencia entre el recorrido de Pineda y el de Casals: el nivel de protección obtenido tanto en el ámbito político como en el judicial por este confidente de Rajoy". 

Y este lunes, según El Español, el departamento de comunicación de Atresmedia envió dos artículos denigratorios para el periódico de Ramírez y para El País a más de noventa periodistas, por lo cual el digital denuncia a sus suscriptores "el inmenso poder del grupo manejado por Mauricio Casals" y pide a sus fieles un empujón para salvarse de "las represalias"

Comentarios