Sexo, drogas y manipulación: los secretos de Crónicas Marcianas podrían ver la luz








En el universo Sálvame han sentado muy mal las palabras despectivas de Mainat y Cruz contra Belén Esteban por su triunfo en Más que baile. Mila Ximénez y Kiko Hernández, ex colaboradores de Crónicas Marcianas, amenazaron veladamente hace unos días a ambos productores por "lo que pasaba en Crónicas Marcianas", producido por la compañía que fundaron ellos mismos. 

Pero, ¿qué es lo que ocurría en Crónicas Marcianas? Durante años han circulado varias teorías que dejarían peor que mal a Javier Sardá y a su equipo. Al presentador principalmente se le acusa de manipulación y de provocar peleas falsas, tal y como señaló hace unos años Jesús Mariñas, que tras fichar por el programa se negó a salir al plató tras ver el funcionamiento interno de "la cocina" del programa.

Sobre las drogas Coto Matamoros admitió que la primera noche que participó en el espacio de Sardá sufrió varios infartos por una sobredosis de cocaína. Pero parece ser que Ximénez y Hernández apuntan a "lo que pasaba en el Hotel Condes de Barcelona", donde dormían la mayoría de tertulianos del programa.

Silvia Fominaya, que colaboró durante años en el late-show, fue hace unos meses muy explícita en sus declaraciones en ¡Qué me dices!: "Sardá me encantaba para todo, es un hombre muy inteligente, abierto de mente y abierto a todo tipo de posibilidades sexuales y no sexuales (...) Mi habitación del hotel (una suite del Condes) era como el Camarote de los Hermanos Marx". 

Comentarios