La cara oculta de los despidos de Santiago Segurola y David Jiménez







La estabilidad laboral en el mundo del periodismo es tan caótica que se ha advertido como normal que El Mundo cambie por cuarta vez de director en menos de tres años y que Santiago Segurola, cronista en Marca desde hace nueve años, haya sido decapitado sin el ERE como excusa.

Sobre Jiménez las cartas estaban claras: por un lado posicionó a El Mundo hacia el centro-izquierda, dejando a la derecha a ABC y La Razón, con los fichajes para Papel de media docena de caras de La Sexta. Por el otro siguió la línea editorial de Casimiro, enterrador de la teoría sobre EL 11-M. Y por último se sumo a la campaña contra Podemos, por lo cual la indefinición ideológica de la cabecera despistaba en estos tiempos más que nunca.

En el caso de Segurola, Florentino, que se quejaba hace tres años de que no entendía las crónicas futboleras (por Trueba y Santi), ve como ambos han sido relevados. También hay que señalar que ambos se podrían sumar al equipo de De la Morena en Onda Cero, pero todavía es pronto para saberlo.

Lo que ya está confirmado es que Florentino, que acusaba de novelista a Diego Torres, estará contento porque el redactor de El País ha sido relevado como redactor del Real Madrid para pasar a cubrir otro tipo de coberturas dentro de la redacción de deportes.    

Comentarios