El día que Quintero se negó a ser Bertín Osborne







Muchas voces le han afeado a Jesús Quintero que no pudiera o supiera reinventarse. Ahora, en pleno terremoto personal, es fácil decir que el comunicador no se atrevió a dejar su eterno formato para someterse a la nueva televisión. Pero así fue.

Sucedió en el verano de 2011: Quintero no se había recuperado de su traumático adiós a TVE, donde sufrió un famoso episodio de censura, y en Canal Sur no se acababa de adaptar. En las tres últimas temporadas en la autonómica había puesto en pie tres fallidos proyectos: una nueva etapa de Ratones Coloraos, el lanzamiento de El Gatopardo, con una puesta en escena más ambiciosa que la anterior, y El Sol, la Sal, el Son, espacio de flamenco donde contó con el torero Fran Rivera como copresentador.

Pero Canal Sur se había cansado de sus caprichos y le propuso la adaptación de El Convidat, espacio de entrevistas con el que Albert Om estaba arrasando en el prime-time de la TV3 catalana. Quintero aceptó a regañadientes el encargo e incluso grabó un piloto de El Invitado, primer proyecto donde el onubense abandonaba sus platós dominados por la penumbra para grabar en exteriores.

Pero Quintero, con aquella entrevista con el ilusionista Juan Tamariz grabada para el programa piloto, no quedó del todo satisfecho, por lo cual decidió no poner en antena El Invitado. Desde entonces, ha pasado un lustro, Canal Sur confió de nuevo en el "rey del silencio" en tres proyectos menores (El Loco soy yo, que fue cancelado por el cierre de Canal Sur 2, unos especiales con material de archivo y un espacio emitido el mes pasado llamado Memorias del Loco, donde de nuevo el archivo protagonizaba el eje central del programa).

Y viendo Jesús cerradas las puertas de la autonómica, lo intentó fuera. Pero lejos de los estudios de Canal Sur hace mucho frío, tal y como comprobó el entrevistador, que en estos últimos tiempos tan solo pudo poner en pie un espacio que se emitió en una operadora de pago latinoamericana, un documental, una discreta gira de teatro y poco más

Leer más: El retiro forzoso de Jesús Quintero




Comentarios