De juguete roto al rey del mambo; Bertín Osborne







Atrás habían quedado los boleros para señoras, los éxitos televisivos del Contacto con tacto o del Lluvia de estrellas, sus culebrones en México y sus amoríos en el papel couché. Corría 2010 e Intereconomía TV intentaba acercarse a las grandes privadas despolitizándose a la par que apostaba por el entretenimiento fichando a un presentador en horas bajas; Bertín Osborne.

El artista había encadenado varios éxitos en el segundo lustro de los noventa en Antena 3, pero el humo de Lluvia de estrellas y los sofás donde se despanzurraba se acabaron para un Bertín que entre 2005 y 2015, su año con En la tuya o en la mía, no había alcanzado el éxito en varias autonómicas con formatos para Andalucía, Murcia o Valencia o para todas ellas, Grand Prix.

Pero en 2010 patinaron sus tres proyectos para la televisión de Ariza; BertiNiños, Noche de bodas y Un granito de arena, por lo cual Bertín no tuvo más remedio que refugiarse en el teatro con Arévalo y en la Fundación que abrió para ayudar a niños con la misma enfermedad que su hijo Kike.

Pero en 2015 TVE dio luz verde a En la tuya en la mía, en principio fue advertida mediáticamente como un nuevo capítulo del viaje al pasado que había emprendido José Antonio Sánchez fichando a Los Morancos, Ramón García, Buruaga o José Luis Moreno.

Nadie daba un duro por Bertín. De hecho la directiva aplazó su estreno desde la primavera hasta septiembre, hecho que para algunos fue síntoma de la falta de confianza de la casa con un formato que podía perder eficacia emitiéndose meses después de ser grabado.

Pero llegó Bertín el 9 de septiembre, se le barruntaba el enésimo patinazo de TVE, y el cantante aguantó el chaparrón; 13% de share con Pablo Alborán. Pero el programa fue creciendo en audiencia semana a semana, en parte por el favor de las privadas, que no vieron o no quisieron ver el éxito de Bertín y le cedieron un envidiable pasillo gracias a un pacto de no agresión a la baja durante el otoño en el que competían con dos formatos agotados, B&B y Top Chef. Tal fue el éxito del programa que en plena campaña electoral los políticos se pegaban por ser masajeados por Bertín, pero claro, las privadas se agotaron de observar un éxito fuera del duopolio y desde este mes le enfrentaron con El Príncipe y Buscando el norte, con los cuales se hundió Bertín durante dos semanas; 14,6% con Mario Casas y 15,9% con Plácido Domingo.

Pero apareció Casillas, con el que se disparó hasta el 24,6%, y Bertín se plantó ante TVE, cadena que dispondrá de al menos ocho episodios más de En la tuya o en la mía hasta completar emisión al menos hasta mayo, cuando si no hay renovación, TVE intentaría repetir éxito con otro presentador campechano y con otra productora.

Comentarios