Volvió Gran Hermano VIP con personajes de Sálvame y juguetes rotos al por mayor







Con una ambiciosa puesta en escena volvió anoche Gran Hermano VIP, reality que el año pasado provocó a lomos de Belén Esteban que la audiencia y los ingresos de Telecinco se disparasen. La de San Blas, que anoche participó en la primera gala, afirmó días atrás que había rechazado volver a la casa, por lo cual Sálvame necesita contenidos, y como los más deseados, Kiko Hernández, Lydia Lozano o Terelu Campos, se niegan a visitar Guadalix, pues tiran de dos de sus personajes más aburridos, Rosa Benito y Raquel Bollo, aunque seguramente los protagonistas en Sálvame serán Kiko Matamoros y Makoke, que han colocado a sus dos niños en la casa.

El resto son juguetes rotos; Julián Contreras junior, que lleva vendiendo penas toda su vida mientras no da palo, Carlos Lozano, que desde que acabó OT en TVE no ha vuelto a brillar, el Pequeño Nicolás, que se aprovechó del sistema de funcionar en el PP para progresar-dicen que se lleva 30.000 euros a la semana por participar en el reality-, Sema, el amigo de Chabelita, o Rappel, que seguirá viviendo del cuento.

Por último al reality han entrado varios personajes de los cuales la cadena espera que haya sexo, cuanto más explícito mejor; un Mister España, la sobrina de Cela que se despelotó en Interviú, una concejala de  Ciudadanos de la que esperan que repita el modelo Olvido Hormigos, una chica que pasó por GH y que fue tronista y la atractiva Lucía Hoyos. ¿Y Julius? ¿Qué pinta un cocinero respetado en el reality? No lo sabemos todavía, pero igual tiene algún armario oscuro del que intentarán sacar petróleo.

Comentarios