La maldición de Paolo Vasile; casi un 80% de las series estrenadas por Mediaset desde 2009 han fracasado








Mediaset ha decidido fulminar de facto su departamento de ficción, que tendrá que ponerse manos a la obra a partir de 2016 para levantar el desaguisado montado por Paolo Vasile en los últimos meses. Y es que el consejero delegado italiano ha decidido marginar la ficción y apostar todo o nada por el entretenimiento-realities, espacios del corazón o talent shows-.

Desde que en 2008 Los Serrano dijeron adiós y llegó con un éxito brutal Sin tetas no hay paraíso, treinta y una de las cuarenta series estrenadas en Mediaset no han conseguido siquiera renovar.

2009: Solo se salvó Acusados 

Para relevar a la familia Serrano la cadena apostó por la comedia, género donde naufragó con hasta cuatro series; A ver si llego, Fibrilando y Escenas de Matrimonio 2 y De repente, Los Gómez. También lo intentaron con Un golpe de suerte, que pasó sin pena ni gloria, y por Acusados, que al menos tuvo una segunda tanda por los pelos-16,8% de share-, pero se hundió a la vuelta-10,8%-.

2010: Menos inversión en series 

Hasta Telecinco llegó SuperCharly, que fracasó, y también lo hicieron con mejor pie, pero tampoco para tirar cohetes, Tierra de Lobos, que duró tres temporadas, y La pecera de Eva, que contó con cuatro tandas, las últimas estrenadas en una TDT que todavía no tenía la penetración adecuada.

2011: Pleno al patinazo 

El año 2011 fue un año especialmente año para Telecino, que lanzó seis series fallidas; Ángel o Demonio, Vida Loca, Punta Escarlata, Cheers, Homicidios, Cuñados y la ambiciosa Piratas.

2012: Buscando la alternativa a la desesperada 

Mediaset se desesperó con este género y tan solo lanzó este año La Fuga, que no funcionó, Frágiles, estrenada en pleno verano, y la miniserie Mi Gitana. Tan solo el dramedy protagonizado por Santi Millán volvió, eso sí, con unas audiencias lamentables-13,1 y 10% de share-.

2013: Tres patinazos como postre

Patinó El Don de Alba, fracasó Familia y se estrelló Esposados, enésimo subproducto de la factoría Moreno. Tan solo la miniserie Niños robados salvó los muebles.

2014: El año de la esperanza 

Las series de Mediaset al final obtuvieron premio a su constancia, ya que este año llegaron un fenómeno juvenil, El Príncipe, una comedia de masas, Chiringuito de Pepe, un aparente fracasó que se consolidó, Gym Tony, y una serie que al menos salvó la renovación, B&B. A cambio se marchó Aída, no funcionó Ciega a citas, pese a que se mantuvo un año en antena, y pasaron sin pena ni gloria cuatro tv movies; Hermanos, El Rey, Ana Karerina y Romeo y Julieta, estas dos últimas producidas como favor de la división española de Mediaset a su matriz italiana.

2015: Paso atrás 

El año pasado Telecinco fracasó con la serie más ambiciosa de su historia, Alatriste, le falló una de las series más trabajadas en la recámara, Aquí Paz y después Gloria, decepcionó con su apuesta para Cuatro, Rabia, y estrenó sin ruido las coproducciones Las mil y una noches y La bella y la bestia. También llegaron Anclados, sorprendentemente cancelada unas semanas antes de comenzar a grabarse la segunda temporada, Yo quisiera, que acaba de renovar en Divinity, y Los Nuestros, que sí que tendrá segunda temporada.

2016: Incertidumbre como medicina 

El año en el que hemos entrado ha arrancado tras el gris final de B&B. A cambio llegan las segundas temporadas de El Príncipe y Chiringuito de Pepe, ambas con la muerte tatuada en su frente. Por lo tanto, para un futuro próximo el grupo italiano se centrará en mantener viva La que se avecina, que mejora su share temporada a temporada, y en intentar acomodar Sé quién eres, que parte con el hándicap de su género, el thriller. También se supone que llegarán los relevos de El Príncipe, La Verdad, y de Chiringuito de Pepe, que según han publicado varios medios será una comedia protagonizada por Karra Elejalde y producida por Mandarina-Piratas o Aquí Paz y después Gloria-.

En definitiva podemos concluir que Mediaset, cuyos fieles parroquianos son adictos a espacios sensacionalistas en directo, tiene más que complicado lanzar con éxito nuevos productos de ficción, hecho que hace que los directivos de Publiespaña se tiren de los pelos al comprobar que Atresmedia factura más y tiene más beneficios con Mediaset pese a contar con menos audiencia. ¿El secreto? Un target comercial familiar.


Comentarios