Las pornocampanadas como ejemplo de la vulgarización televisiva








Las cadenas privadas siguen subiendo la temperatura al final del año para eclipsar a TVE, que por tradición suele obtener un rotundo liderazgo sin tener que tirar de estridencias. Pero su competencia sí que lo hace, hecho que se ha agravó el año pasado, cuando Atresmedia decidió colocar a Cristina Pedroche en un balcón de la Puerta del Sol con un vestido casi transparente. Tal fue la repercusión que el grupo ha cambiado a la vallecana de La Sexta a Antena 3, por lo cual Telecinco decidió contraprogramar a la su rival con el equipo de Cámbiame en ropa interior. ¿Para cuándo se desnudarán del todo? ¿Vale todo por la audiencia?

Comentarios