Ni la maquinaría de Godó y TV3 fue suficiente para evitar la debacle de Artur Mas








Artur Mas decidió promover un adelanto electoral, pactar en coalición con ERC y romper con Unió. Lo hizo todo con tal de intentar obtener una mayoría absoluta en las elecciones catalanas convocadas con carácter de plebiscito que se celebraron ayer, se suponía víspera de una declaración unilateral de independencia. Este camino, con el aliño de "España nos roba" y la maquinaria mediática de la manipulada de TV3 y del subvencionado Conde de Godó, acabó al fin ayer con un patinazo histórico.

Y es que Junts pel sí obtuvo 62 escaños anoche, nueve menos de los que tenían Ciu y ERC por separado, por lo cual la coalición depende de la CUP para gobernar y Artur Mas se queda con pie y medio fuera de la presidencia, ya que el partido de izquierdas ha replicado que no votará la investidura del líder de CDC.

Por lo cual Romeva o Junqueras son los favoritos para asumir una presidencia en un momento crucial, ya que la participación ayer se disparó con un titular absoluto; las fuerzas independentistas cosecharon 170.000 votos menos que las fuerzas que no se postulan en favor del secesionismo.

Aun así Junts pel sí gobernará con 62 diputados, Albert Rivera recibe una inyección sobresaliente tres meses antes de las generales tras los 25 escaños de Ciudadanos, el PSC salva los muebles con 16, la marca blanca de Podemos fracasa con estrépito al lograr tan solo 11 representantes, el PP se despeña con otros 11, la CUP tiene la llave con 10 y Unió se queda fuera del Parlament, por lo cual firmó su sentencia de muerte y la oligarquía que lo financia estará triste.

Leer el reportaje: Los que siempre ganan; Godó






Comentarios