El Plural cumple una década como brazo mediático del PSOE








Está de aniversario El Plural, periódico digital progresista. Recuerden que hace una década, cuando la sociedad española se entretenía con el PP-PSOE con el mismo fulgor que se defendía al Real Madrid o Barcelona, la derecha mediática tenía un dominio absoluto en la red.

Diarios como Libertad Digital, fundado por Jiménez Losantos, Periodista Digital, fundado por Alfonso Rojo o Estrella Digital, lanzado por Antonio Herrero, habían conseguido un monocroma ideológico en la red, solo salpicado por alguna página izquierdista amateur como Kaos en la red. Por eso hace diez años Lavinia, empresa catalana fundada por varios barones del PSC y agraciada en multitud de contratos bajo el Gobierno Zapatero, lanzó El Plural poniendo al frente a Enric Sopena, un comisario político clásico del PSOE, partido que lo había colocado en la dirección de informativos de TVE, de RNE o en COM Radio.

Al lado de Sopena, tertuliano de cuota del PSOE durante años y presentador de actos electorales del PSC en los últimos años, destacaba Carlos Carnicero, que acabó protagonizando una guerra pública contra el director y desde hace unos años también editor, ya que el periodista compró la empresa y colocó a su hija al frente de un suplemento de ocio, temática inaudita en El Plural, que desde el minuto uno de vida repica el argumentario del PSOE, ficha a sus políticas como columnistas y se aprovecha de sus filtraciones y de sus anunciantes; empresas públicas y ayuntamientos dependientes de este partido, algo similar a lo que hace la revista El Siglo desde hace dos décadas.

En esta década la correlación de fuerzas derecha-izquierda se ha invertido, ya que han nacido multitud de impetuosos digitales como Público, El Diario, infoLibre, La Marea, agregadores como Menéame y las redes sociales, con evidente predominio progresista. Hasta Prisa, que domina la izquierda mediática desde hace cuatro décadas, lanzó El Huffington Post y apostó, al fin, por El País.com, algo de lo que Cebrián no quiso oír durante años, porque pretendía el actual mandamás de Prisa retrasar en nuestro país la profesionalización de la red, algo que lastró a la izquierda online durante lustros.





Comentarios