Mediaset cierra su temporada más polémica con varias cuentas pendientes







Mediaset mira de reojo la llegada del verano con la vista puesta en la vacaciones, cuando el consumo cae arrastrando la inversión publicitaria para abajo y los refritos catódicos para arriba. En el grupo de Fuencarral, vistos los números, han acabado contentos, ya que cerraron 2014 como el grupo líder y llevan pleno, cinco meses de cinco, en las audiencias de 2015. Ésto ha repercutido en la caja, que ha arrojado unos beneficios de 59 millones de euros en 2014 y de 36,4 millones en el primer trimestre de 2015. Pero Paolo Vasile, al que siempre señalan porque solo le importan los números, parece dar la sensación de que ha cerrado un curso, quizás un ciclo, lleno de sinsabores.

Y es que las polémicas en Telecinco esta temporada no le han dado respiro ni una sola semana, encadenando multas de Competencia; barruntando entrega y quita de canales-que previsiblemente le llevarán a un panorama de minoría ante Atresmedia, tras el posible sacrificio de Energy y Boing por la sentencia del Supremo-; aguantando la presión tuitera, con amenaza de boicot publicitario incluido, por unas formas de hacer con Gran Hermano VIP que dan que hablar; soportando las polémicas salidas, previo "portazo tuitero", de estrellas como Risto Mejide, Jesús Cintora o Pedro García Aguado; o viendo como en Italia se replican rumores cada vez más intensos de un posible despiece y venta de Mediaset por parte de Berlusconi, del que dicen que está meditando seriamente, esta vez sí, jubilarse.

Entre medias a Vasile se la ha caído su añorado debate político del sábado noche, ya que el torpe diseño de Un tiempo nuevo ha sido arrollado por el ímpetu de La Sexta Noche, y el italiano también ha tenido que soportar que los derechos deportivos, emblema del grupo en los últimos años-con los que "limpiaba" la agresiva imagen de la cadena-, se van marchando uno a uno, quedándole tan solo en nómina los partidos amistosos de la Selección española y las menguantes motos en abierto.



Comentarios