Los siete interesados silencios de Sálvame alarman en las redes sociales







Sálvame presume, desde que naciera allá por la primavera de 2009, de "contar todo de todos". Sin excepción. Pero cada cierto tiempo surgen temas tabú sobre algunos personajes, los señalados. Porque con otros no se tiene el menor respeto. Recuerden cómo se habló sin tapujos de las adicciones de Belén Esteban, de la separación pública de Rosa de Benito o de la enfermedad de Víctor Sandoval. Pero sobre Antonio Juan Vidal, ex dirigente socialista en Cádiz, imputado y detenido por la Policía, se ha impuesto la ley del silencio, seguramente por su relación de noviazgo con la presentadora cada vez menos sustituta, Paz Padilla. Sobre el tema ni mu. Este hecho ha provocado que se encienda la alarma en las redes sociales, que exigen que la gaditana de alguna explicación sobre el tema. Pero Paz calla, dicen algunos medios que tras pacto entre ella y la cúpula del programa, pero algunos le recuerdan algunas demagógicas palabras a la presentadora sobre la corrupción en el pasado.

No es la primera vez que el silencio se impone en el programa sobre algunos temas. Fue el caso de Jorge Javier Vázquez, que no ha explicado a día de hoy problema con Hacienda-que le reclamaba casi 800.000 euros- o sobre el lío de la escuela de canto que abrió, cuya primera directora, cofundadora y accionista al 40% fue despedida "para colocar a su novio", según denunció la propia interesada, que llevó a los tribunales al presentador por despido improcedente y obligó a la empresa a cambiar de denominación al tener registrado el nombre de "Liceo de la voz".

También en el programa se soslayaron los problemas judiciales de Kiko Hernández, condenado a seis meses de prisión por un delito de apropiación indebida de 14.000 euros o se silenció el follón que se armó cuando el marido de Raquel Sánchez Silva se suicidó, dejando atrás un reguero de polémicas y sospechas que no fueron tocados en Mediaset porque la presentadora milita en su escudería. Un caso que si hubiese sido el marido de una presentadora de la competencia hubiera provocado maratones en la cadena de Fuencarral, que también omitió especiales sobre Juan Carlos I y su accidente en Botsuana, con Jorge Javier Vázquez mirando a cámara para intentar sortear la aparente censura en la primavera de 2012: "La gente no es tonta...y sabe que si aquí no podemos hablar de según qué temas es por algo". No fue el último sobre la Casa Real, de la que prácticamente se dejó de informar, rumores de Letizia incluidos, tal y como hizo años atrás TVE en sus magazines.



Comentarios