Jiménez Losantos, Pedrojota y Ariza encabezan una campaña contra la nueva etapa de El Mundo








Ni siquiera cien días le han dado algunos a David Jiménez, nuevo director de El Mundo. Y es que los ataques sobre el cambio ideológico del diario no han parado de sucederse en las últimas horas, destacando en la crítica Julio Ariza, Pedro J. Ramírez y Federico Jiménez Losantos, un empresario y dos comunicadores unidos por el desprecio al actual Presidente del Gobierno.

El primero que comenzó la gresca fue Ariza. El mandamás del Grupo Intereconomía entró la pasada semana en el informativo de la cadena para hablar sobre la nueva sección dominical del periódico, que lleva el tuitero "Dios". El empresario navarro se mostró disconforme con "utilizar el nombre de Dios en vano" y remató su monólogo contra el periódico así: "Lamento mucho que los colegas de El Mundo no vean las cosas así, dejando espacio un teórico lugar a Dios para ocurrencias y gracietas de bajo nivel intelectual. Un consejo les doy; no jueguen con las cosas de comer. Porque como dice el dicho castellano, "quien al cielo escupe en la cara le cae"".

David Jiménez mira par otro lado mientras encabeza una tranquila revolución de El Mundo, ahora más digital, alejado de la trinchera política, sin Sostres, sin tanta carga de exclusivas explosivas, con más análisis y reportajes que información y con Javi Gómez preparando en la recámara un nuevo dominical. Pero el nuevo director no habrá podido pasar por alto los ataques de ayer por la mañana en Es Radio, con el fundador del periódico y uno de sus actuales columnistas estrella, Pedro J. Ramírez y Federico Jiménez Losantos, encabezando un linchamiento contra el periódico.

La razón; que el domingo el suplemento Crónica se prestase a entrevistar al concejal Guillermo Zapata aceptando no preguntar sobre el asunto de los polémicos tuits. Así arrancaba Losantos a las siete de la mañana: "Nunca en la vida pensé que El Mundo aceptase tal humillación de un hombre que se mofa de Irene Villa o de las niñas de Alcácer. ¿Qué ha sido de El Mundo de estos veinticinco últimos años. Es indigno que acepten no preguntar sobre el tema, pero podrían haber preguntado en qué cárcel iba a entrar. Esta es por desgracia la situación actual de los medios. El Mundo ha sido insoportablemente independiente y otras veces solo insoportable, pero se ha rendido a sus condiciones".

A las ocho el turolense volvía a la carga con el tema: "Se han rendido a sus condiciones, aceptando no hacer preguntas de lo único que se le puede preguntar. Cualquier político puede ser un canalla, pero que un periodista acepte ésto es inaceptable. Nunca llegué que pudiera verlo y comentarlo. De verdad, cómo están los medios de comunicación....si a esta basura se le puede llamar medios".

Y a las ocho y media vinieron refuerzos; Pedro J. Ramírez, que nada más sentarse cargó contra su antiguo periódico: "La crisis desmoronó el modelo de negocio y desde entonces los gestores, en algunos casos comisarios políticos, están por encima de los periodistas, que ya no somos los protagonistas de los medios de comunicación. Hoy en día el medio es una alfombra al poder, cuando a ese medio-en referencia a El Mundo- el Gobierno le debe una explicación por el ataque parlamentario que sufrió. Pero por desgracia los lectores hoy en día son moneda de cambio con el poder, que intercala palo y zanahoria, en este caso las licencias de televisión".


En la sección de revista de prensa Losantos ensalzó a ABC, subrayando un artículo de Antonio Burgos sobre Cádiz: "¡Qué bien está el ABC! Parece que algunos están renaciendo. Quizás sea porque otros están muriendo". ¿Adivinan quién?

Comentarios