El País se rinde a la Conferencia Episcopal por puro negocio







No dejes que tus ideas te estropeen un buen negocio. Ese parece ser el lema del Grupo Prisa desde su nacimiento, ya que en diversas ocasiones los intereses económicos de los Polanco y Cebrián han primado sobre la línea editorial de sus medios "independientes". Este jueves pasado los lectores del diario progresista pudieron comprobar como un elemento extraño se había colado en medio del periódico de la izquierda; un suplemento financiado por Conferencia Episcopal.

El citado cuadernillo de catorce páginas, titulado 'Xtantos', intentaba promover que cada español marque la casilla destinada a la Iglesia de su declaración de la renta, dinero con el que la Conferencia Episcopal financia multitud de proyectos sociales y ayuda a miles de personas-eso dicen, porque solo ingresan el 2% del presupuesto anual de Cáritas-. En este trabajo no faltaron las firmas de Fernando Giménez Barriocanal, presidente de COPE, o José Luis Restán, presentador de La Linterna de la Iglesia en una emisora episcopal que ha sido desde sus inicios la "enemiga natural" de la Cadena Ser, empresa hermana de El País.

Está claro que desde que salió Jiménez Losantos de Cope las relaciones entre la Conferencia Episcopal y Prisa han mejorado, pero no tanto como para que El País evite dejar de ser la punta de lanza contra los ataques a esta institución, tal y como pueden comprobar sus lectores. Y no solo en la etapa del locutor turolense en Cope, en los que en las páginas de El País se deslizaba que la emisora se financiaba del cepillo de la Iglesia, denunciaban que el Estado había aumentado las partidas económicas a la Iglesia o señalaban que "el ala dura de la Conferencia Episcopal", Rouco y compañía, imponían intransigencia frente al Gobierno. Sino también en la actualidad, ya que el 3 de marzo de este año el diario de Prisa editorializaba contra la decisión gubernamental sobre la evaluación de la asignatura de religión en la enseñanza, titulando el editorial como "Rancio currículo" y señalando que esta asignatura tenía "un temario retrógrado" que "ponía en cuestión a la ciencia".

Aun así a los lectores de El País no se les atragantó demasiado el desayuno este pasado jueves por este suplemento, ya que una vez al mes deben tragar con la propaganda de Putin en el cuadernillo 'Russian Today', medio financiado por el Gobierno ruso que intenta promover un enfoque positivo en occidente sobre "el nuevo zar" y sus políticas.



Comentarios