Alfonso Rojo, Ana Samboal, Ely del Valle y Cake Minuesa al borde del KO; la izquierda recupera Telemadrid tras dos décadas







La salida de Joaquín Leguina de la Comunidad de Madrid en el 95 no supuso, como algunos presumían, el comienzo del final de Telemadrid. Y es que bajo la etapa Gallardón se mantuvo la pluralidad y el Ente madrileño continuó funcionando. Pero en 2003 éste quiso ser alcalde de Madrid y llegó, previo Tamayazo, Esperanza Aguirre, la liberal que decía que la mejor televisión pública era la que estaba cerrada. Pero Aguirre no cumplió su palabra, controlando la cadena desde entonces con puño de hierro. La lideresa acogió en su seno a los despedidos en 2004 por la TVE de Zapatero, convirtiéndose éstos en azote del leonés durante sus años en el poder. Ahí llegaron los Buruaga, Dragó, Curry Valenzuela, Isabel San Sebastián o Nieves Herrero.

Tras una lluvia de escándalos, una inundación de manipulación y varios casos de corrupción, Telemadrid sobrevive como puede, de la mano de algunos profesionales con sus sombras y sus luces. A nadie se le escapa en la pública que nombres como el de Alfonso Rojo, Ana Samboal, Ely del Valle, Cristina Tárrega o Cake Minuesa, actuales estrellas del Ente, perderán protagonismo estos próximos meses, ya que el PP se quedará con tan solo tres consejeros, por los tres socialistas, los dos de Podemos, que hacen mayoría, y el de Ciudadanos. Es decir, la izquierda recupera el control de Telemadrid, hecho que redundará en una pérdida de facturación de Cuarzo, factoría de la que Ana Rosa Quintana es vicepresidenta, y sobre todo de Enrique Cerezo, que ha dado en la cadena varios pelotazos futbolísticos y cinematográficos. A nadie se le escapa que Roures le relevará dando sablazos...



Comentarios