Las elecciones televisivas; el PP podría mantener Telemadrid, Nacho Villa prepara las maletas y Canal Nou podría volver "a la griega"






El Partido Popular perdió anoche 2,6 millones de votos en las elecciones municipales y autonómicas, lo que le lleva a perder seis de las diez comunidades que estaban bajo su dominio, pudiendo mantener otras cuatro tras pacto con Ciudadanos.

Las televisiones autonómicas, controladas y lastradas por el amiguismo y la corrupción de los partidos en el poder-con ejemplos varios, desde socialistas del sur, los nacionalistas del norte y populares de varios lugares-, podrían iniciar una etapa de cambio.

Porque estas derrotas confirmadas del PP en Cantabria, Extremadura, Castilla-La Mancha, Valencia, Baleares y Aragón, les harán perder nichos de poder como pueden ser Castilla-La Mancha Televisión, donde Nacho Villa prepara las maletas, Canal Extremadura, con algunas denuncias a su espalda, IB3, donde Secuoya tendrá complicado seguir zampando contratos, o Aragón TV, quizás la televisión donde menos se note el cambio, ya que la tele aragonesa ha demostrado pluralidad desde el inicio de sus emisiones.

De las cuatro que podría mantener, Madrid, Murcia, La Rioja y Castilla y León, habría que advertir que Ciudadanos, partido supuestamente regeneracionista, difícilmente tolerará la manipulación de Telemadrid o los contratos siniestros de la tele murciana, ya que los riojanos y castellanoleoneses no tienen autonómica.

En las municipales el PP también ha perdido varias joyas de la corona, en especial Madrid, con una Esperanza Aguirre que tendrá complicado seguir nutriendo a sus amigos, en especial al Grupo Libertad Digital, donde Jiménez Losantos prepara campaña contra Rajoy para que se lo igualen-si quieren reírse escuchen la entrevista del turolense a Cifuentes, a la que ha despreciado durante toda la campaña y de la que también quiere nutrirse, como buen liberal y la babosa a Aguado, al que ha linchado sin descanso por el tema de los impuestos-.

El PSOE por su parte pierde votos pero recupera terreno electoral, recuperando el control de Castilla-La Mancha Televisión o Canal Extremadura, donde los socialistas tampoco dieron ningún ejemplo. La ventaja que tendrán extremeños y manchegos será que quizás Podemos les corte las alas a la hora de imponer sectarismo. Los socialistas también mantendrán el control de Asturias, con la amateur TPA, y pactarán con el televisivo Revilla para que éste recupere Cantabria, donde no hay televisión autonómica.

Volviendo a las municipales, será curioso como Barcelona en comú gestiona Barcelona TV, televisión local hasta ahora lastrada por las gestiones obtusas de Ciu y el PSC. ¿Verán los seguidores de Barcelona TV La Tuerka? Pronto lo veremos.

En la Comunidad Valenciana huele a Mediterráneo, naranjas y tripartito, que quizás podría idear la vuelta de Canal Nou, cadena arruinada y manipulada hasta la muerte por el PP, "a la griega". También por esas tierras los curas se han llevado un palo, ya que TV Mediterránea vivía hasta ahora muy bien como sustituta subvencionada de perfil bajo de Canal Nou.

En Navarra no hay autonómica, aunque Michel Méndez-Pozo, que gestiona la televisión local privada subvencionada, podría verse obligado a abandonar Pamplona con la misma naturalidad que tuvo que cerrar en La Mancha cuando los socialistas se despeñaron. Aun así el pacto de progreso que se avecina podría asegurar la captación de ETB en Navarra, hecho torpedeado por los regionalistas forales. Por último en Canarias la tele autonómica podría seguir igual, ya que se puede reeditar el pacto entre los nacionalistas y el PP.




Comentarios